Crimen de Patraix: ¿Por qué la policía sospechó de Maje desde el principio?

Los policías que investigaron la muerte a puñaladas de Antonio Navarro en el barrio de Patraix de Valencia en agosto de 2017 sospecharon desde el principio de la viuda de la víctima, María Jesús o Maje, debido a que identificaron incongruencias entre la tristeza que manifestaba tras el crimen y la conducta que mantuvo durante su primera declaración, a lo largo de la cual chateaba continuamente.

Así lo ha declaró este viernes la inspectora jefe de homicidios de Valencia en el juicio contra María Jesús M.C., conocida como Maje o como ‘la viuda negra de Patraix’, y su amante, Salvador R., por el asesinato del marido de ella, que fue apuñalado en su garaje de la calle Calamocha de Valencia.

«Maje concertó con Salva la muerte de Antonio»

La inspectora declaró que los agentes de su grupo concluyeron inmediatamente después de enfrentarse al cadáver que no se trataba de un robo, porque la determinación con la que había sido atacado indicaba «que habían ido a matarle». Así lo explicó la inspectora a preguntas del fiscal, a quien relató también que, consiguientemente, buscaron algún elemento extraño en la vida de la víctima.

No hallaron ni deudas, ni adicciones, ni infidelidades, pero sí vieron una conducta «extraña» en la joven viuda: «en cuanto paraba de declarar, cogía el móvil y chateaba», ha explicado la policía, antes de añadir que Maje manifestó en su declaración que él era muy controlador con ella, que era posible que hubiera visto a alguien robando y se hubiera enfrentado a él, porque tenía un carácter muy fuerte, e incluso que a lo mejor tenía una relación con una compañera de trabajo.

Javier Boix, abogado de Maje: el mago de la toga

Cuando una amiga de Maje, Rocío, les habló de uno de los amantes de la chica, y ella al saberlo cambió su declaración, abrieron esa posible línea de investigación y pidieron la intervención del teléfono de la viuda, una intervención que inicialmente puso de manifiesto que ella hablaba en términos despectivos de la víctima y de su familia en determinadas conversaciones, mientras en otras hacía lo contrario.

Más tarde, esa intervención conduciría a la grabación de una conversación fundamental, la del 8 de noviembre, cuando hizo su aparición Salvador R., el otro acusado, hasta entonces desconocido para los investigadores.

«Creo que al final te vas a querer alejar de mí, porque yo siempre te lo voy a recordar», le decía entristecido Salvador a Maje. Y luego añadió: «ayer me dio un bajón bestial y hablé con la policía». Fue la reacción de alarma de ella ante esa confesión, y el hecho de que poco después quedaran para hablar ante las sospechas de que «me estén investigando» por parte de la sospechosa, lo que confirmó que se encontraban ante los probables autores del crimen, según la interpretación policial.

Vídeo del juicio del Crimen de Patraix: declara la jefa del Grupo de Homicidios

Intervinieron entonces un segundo móvil, explicó la inspectora jefe. Y de ese segundo móvil, el de seguridad entre Maje y Salva, surgiría otro indicio, una nueva conversación en la que hablan de que la Policía ya había identificado al autor.

Una nueva cita en persona entre ambos determinó la vigilancia policial y una grabación (que técnicamente resultó defectuosa). Finalmente, el 10 de enero se produjeron las detenciones. Y ambos colaboraron con la Policía y asumieron, en una u otra medida, su relación con el crimen, aunque mucho más claramente en el caso de Salvador, que confesó haber sido el autor material, inicialmente exculpándola a ella.

Así, mientras Maje declaró que nunca creyó que las fabulaciones sobre el asesinato de Antonio que mantuvo con Salvador fueran a terminar en crimen, y añadió que luego tuvo miedo de denunciar a su compañero de trabajo y amante, él asumió que se escondió para matar a Antonio y señaló a los agentes dónde estaba el cuchillo utilizado para el asesinato, que ellos pudieron así recuperar.

Leave a Reply