Como matricular un coche extranjero en España

Aunque hay un procedimiento que es básicamente el mismo para todos los casos, la realidad es que existen casi tantos casos y excepciones como coches en el mercado, de modo que es imposible garantizar que siguiendo todos estos pasos de cómo matricular un coche extranjero en España al final lo consigas.

Una cosa es el trámite y la documentación que se precisa para solicitar la matrícula y otra muy distinta que todo sea aceptado y que te concedan la matrícula. Un coche adquirido de forma legal, que circulaba legalmente en otro país y con todos sus papeles en regla, puede no ser legal en España si carece, por ejemplo, de la debida contraseña de homologación en nuestro país.

Como norma general, aquellos vehículos que procedan de un país comunitario no suelen tener problemas para ser rematriculados aquí, aunque hay excepciones. Los mayores quebraderos de cabeza los tendremos con aquellos vehículos que procedan de países extracomunitarios, cuyas homologaciones pueden no cumplir con el reglamento vigente en España, entonces, la matriculación aquí puede ser absolutamente imposible. Para ellos, prácticamente la única alternativa es intentar matricularlos como vehículos históricos, para lo cual tendrán que tener una antigüedad mínima de 30 años y cumplir una serie de requisitos, principalmente el estado original del mismo.

-Qué documentos hacen falta para matricular un coche extranjero en España

Lo primero que necesitaremos para poder solicitar la matriculación en España de un vehículo extranjero es tener toda la documentación necesaria para los sucesivos trámites, que son:

•La tarjeta de la ITV con sus copias (para lo cual deberemos haber pasado la inspección y ésta aceptar que el vehículo cumple con las necesidades de homologación pertinentes).

•La factura de compra del vehículo, original y traducida al español.

•La liquidación del Impuesto sobre Determinados Medios de Transporte (sólo se puede hacer telemáticamente).

•El justificante de haber pagado el impuesto de vehículos de tracción mecánica en el ayuntamiento del domicilio del comprador.

•La documentación original del vehículo.

•La tarjeta de inspección técnica.

•El impreso de solicitud de matriculación en tráfico y el pago de su correspondiente tasa.

Viendo la documentación que necesitarás, está claro que el conseguir superar la ITV es el principal escollo en la mayoría de los casos. Para vehículos comunitarios no suele haber más problemas que el que el estado del vehículo sea correcto y que no haya sido modificado. Sin embargo, para países extracomunitarios puede ser imposible conseguir una contraseña de homologación.

-Cuáles son los pasos para matricular un coche extranjero en España

El primer paso es superar la ITV y, como decíamos, si el vehículo tiene una contraseña de homologación europea no habrá problemas. Si no la tiene, tendremos que empezar a buscar un laboratorio que verifique la homologación y no siempre es posible. A veces es necesario cambiar elementos como los faros, sistemas de iluminación, etc. Otras es sencillamente imposible conseguir dicha homologación y deberemos buscar otras alternativas como la matrícula histórica.

El segundo es pagar el impuesto sobre Determinados Medios de Transporte, el Modelo 576 de la Agencia Tributaria.

El tercer paso es pagar el impuesto de matriculación, que va en función del valor y antigüedad del vehículo, para lo cual debemos comprobar las tablas de Hacienda para el mismo. Aquí surge otro problema y es que, sobre todo si es un modelo que no se ha comercializado en Europa, no exista ese vehículo en el listado.

El cuarto paso es pagar el IVA en el caso de que se trate de un vehículo nuevo o bien, si es de segunda mano, pagar el impuesto de transmisión de patrimonio. Éste depende de la comunidad autónoma en la que resida el comprador.

El quinto paso es pagar el impuesto de circulación en el ayuntamiento del titular.

El sexto paso es que un intérprete jurado traduzca la factura de compra del vehículo.

En séptimo lugar deberemos reunir toda la documentación, solicitar cita en la Jefatura de Tráfico que nos corresponda y pagar la tasa para la matriculación del vehículo.

Si todo está en orden, con estos pasos y documentos tendríamos nuestro coche matriculado en España. Lo más recomendable en el caso de que se trate de un vehículo importado de un país extracomunitario o un modelo raro es contratar los servicios de un gestor especializado. Ahorraremos tiempo y salud.

Leave a Reply