La venta de 1.500.000 de coches nuevos revertiría la antigüedad del parque actual

El peso de los turismos y todoterreno con motorizaciones diésel y gasolina cubren la práctica totalidad de los automóviles de 0 a 30 años que actualmente circulan por las carreteras españolas. Concretamente, de los cerca de 22,5 millones de vehículos de esa edad, solo el 0,10%, es decir 22.961, son 100% eléctricos. Aunque este porcentaje irá incrementándose hasta 2025, donde supondrán el 0,45% del total del parque automovilístico español.

Debido a esto, la incorporación de los vehículos híbridos y eléctricos es mínima y casi testimonial. “Por lo que sería necesaria unas fuertes inversiones en infraestructuras de recarga eléctrica para intentar revertir la situación”, tal y como se recoge en el informe de Datos de Parque de Turismos, 4×4 y vehículos comerciales elaborado por Ancera, Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios, Neumáticos y Accesorios de Automoción y AutoInfor.

Asimismo, se deduce que las matriculaciones de vehículos nuevos no consiguen renovar el parque de turismos, 4×4 y comerciales a la velocidad suficiente como para reducir significativamente las emisiones contaminantes, así como que existe una gran acumulación de vehículos diésel con más de 15 años circulando por España.

Los nuevos vehículos gasolina y diésel reducen en un 90% las emisiones de C02 respecto a los vehículos más antiguas del parque circulante. Sería aconsejable tener planes de eliminación de los vehículos de más de 15 años e incentivos para la adquisición de nuevos vehículos de cualquier tipo de propulsión. Es más, en el caso de los vehículos comerciales, el parque es mayoritariamente diésel, y suelen ser vehículos de muchos kilómetros, agravando el problema de las emisiones contaminantes.

Por lo tanto, las ventas anuales de vehículos nuevos en España tendrían que ser de 1.500.000 unidades para conseguir revertir la antigüedad del parque circulante.

Para Ancera es importante destacar que la renovación del parque móvil significa un importante revulsivo para incrementar la seguridad vial en las carreteras españolas, al mismo tiempo que se acelera el impulso por la continua eliminación de las emisiones de C02.

Leave a Reply