El Consell aún no ha negociado con Ribó el trayecto del tranvía de La Fe al centro

valencia. El anuncio del presidente Puig sobre la construcción de una nueva línea de Metrovalencia desde el hospital La Fe hasta el centro de Valencia es, de momento, solamente eso, un anuncio. Todavía no hay nada concreto sobre lo que trabajar. Ni siquiera hay un acuerdo entre la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad con el Ayuntamiento de Valencia sobre qué trazado tendrá esa línea que unirá el centro sanitario de referencia en la Comunitat Valenciana con la estación del metro de la calle Alicante, junto a la plaza de toros de Valencia y la Estación del Norte.

Desde el departamento que dirige el conseller Arcadi España se indica que ahora se ha realizado el anuncio, que la inversión prevista por el Gobierno valenciano es de 35 millones de euros y que la previsión es que sea una realidad a finales de 2024, pero todavía no se ha determinado el trazado concreto.

La línea 12 de Metrovalencia

La nueva línea del tranvía está ligada a la línea 10 del metro, actualmente en fase de construcción -Puig anunció desde la tribuna de oradores del Parlamento valenciano que se van a retomar los trabajos de construcción de la infraestructura-, y que está prevista su finalización para diciembre de 2021. Su puesta en servicio para los valencianos se fía a las Fallas de 2022.

De esa línea 10 del metro saldrán dos ramales: la línea 11 que comunicará con el Marítimo (Nazaret) y la 12, el tranvía que unirá La Fe con el corazón de la ciudad.

Fuentes de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana señalan que esa línea 12 del tranvía entre el hospital La Fe y el centro de Valencia se acometerá después de la que conectará el centro con la fachada marítima de la capital de la Comunitat Valenciana.

Pero antes de esto, el área de Obras Públicas de la Conselleria que rige Arcadi España se tendrá que sentar con los responsables del Ayuntamiento de Valencia para decidir el trazado definitivo y abordar la parte técnica, explicaron fuentes conocedoras del proceso, como el tipo de conexión de esta línea con la estación de la calle Alicante, si se realiza en superficie o en subterráneo, por ejemplo.

Lo único que parece claro es que esta futura línea de tranvía pasará en parte por el barrio de Malilla, aunque insisten tanto desde Obras Públicas como desde FGV en que todavía no hay ningún trazado decidido. Habrá que ver qué opinan al respecto los rectores del Consistorio valenciano, por dónde quieren que se realice el recorrido. Cuando el 8 de enero de 2001 se anunció públicamente el acuerdo del trazado del AVE Madrid-Comunitat Valenciana, el entonces presidente castellano-manchego, José Bono, puso mil y un impedimento para que, por ejemplo, Cuenca, que quedaba lejos de la línea directa Madrid-Valencia, se incluyera en ese recorrido. Bono dijo entonces que en materia de infraestructuras la línea recta no es la más rápida, sino que es la del acuerdo.

El proyecto del tranvía entre La Fe y el centro de Valencia está incluido en el llamado plan de movilidad metropolitana que estaba previsto que se presentase la primavera pasada pero la presentación se suspendió por la pandemia, hecho que se aprovechó para darle algunos retoques a ese plan. También hay otro previsto para Alicante.

Una carta a los Reyes Magos

El director-gerente de la Cámara de Contratistas, Manuel Miñés, se congratula por un lado de la iniciativa anunciada por el presidente Ximo Puig, pero considera que se trata de un anuncio de un proyecto que se encuentra en una fase tan inicial que no es sino «una carta a los Reyes Magos».

Miñés considera que un proyecto de este tipo no puede anunciarse así como así y decir que dispondrá de financiación europea cuando «no tendrán hecho prácticamente nada. Estará en mantillas».

Desde FGV reconocieron que, ciertamente, todavía no está realizando el anteproyecto ni se han redactado los proyectos constructivos y que será cuando se llegue a un consenso sobre el trazado del tranvía entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia cuando se inicien los procesos de redacción previos a la construcción.

La otra actuación que anunció Puig es la conexión del hospital alicantino de San Juan con la ciudad, para lo que hay previsto una inversión en el TRAM de Alicante de unos 23,3 millones de euros.

No obstante, el presidente anunció una inversión global prevista para Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana de 640 millones de euros, en los que se incluye también la mejora de la línea ferroviaria entre Alicante y Dénia pasando por Benidorm.

Puig, además, en su intervención se mostró reivindicativo y volvió a reclamar que el Gobierno pise el acelerador en la construcción del Corredor Mediterráneo, además de asegurar que a propuesto al Gobierno central actuaciones en materia de infraestructuras que supondrían una inversión estatal de 1.067 millones de euros.

Leave a Reply