PSOE y Podemos aceleran la comisión para investigar el ‘caso Kitchen’ y retrasan la de la covid-19

La portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras la Junta de Portavoces de la Cámara baja. EFE/ J.J. Guillen
La portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras la Junta de Portavoces de la Cámara baja. EFE/ J.J. GuillenJ.J.Guillen / EFE

El pleno del Congreso debatirá la semana que viene la creación de una comisión de investigación sobre el caso Kitchen, que afecta a varios altos cargos de los Gobiernos de Mariano Rajoy en el Ministerio del Interior, investigados por promover una operación para espiar y sustraer documentos a Luis Bárcenas, el extesorero del PP. El PSOE dio por hecho este martes que esa iniciativa prosperará porque contará con el apoyo de sus principales socios de investidura y de otros partidos, como Ciudadanos. El PSOE y Podemos lograron bloquear al mismo tiempo en la Junta de Portavoces del Congreso los intentos del PP de acelerar la creación de una comisión de investigación sobre la gestión de la pandemia de la covid-19, que más tarde los socialistas registraron para su debate en el Senado.

La mayoría progresista encabezada por el PSOE y Unidas Podemos en el Congreso va imponiendo su calendario de iniciativas semana a semana en la Mesa y en la Junta de Portavoces de la Cámara baja. El PP, en la oposición, se enfrenta así a su realidad minoritaria en número de escaños, 89, y a que en muchas ocasiones tampoco concita el apoyo de otras formaciones de su espectro ideológico, como es el caso ahora de Ciudadanos. Más País, Compromís y las formaciones independentistas también han avanzado su voto a favor. La decisión de proponer una comisión sobre el caso Kitchen arrancó ya la semana pasada y este martes ha sido tramitada con celeridad para que se debata y se apruebe en pleno la semana próxima.

La propuesta, suscrita por PSOE y Unidas Podemos, persigue oficialmente averiguar todo lo posible sobre “la utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, con la finalidad de favorecer intereses políticos del PP y de anular pruebas inculpatorias para este partido en casos de corrupción, durante los mandatos de gobierno del Partido Popular”. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha justificado la necesidad de crear cuanto antes ese formato de investigación ante la evidencia de que ”el cerco de la corrupción del PP parece no tener fin” y que ”no es algo coyuntural, sino un problema estructural” de un partido con ”estructuras organizadas para depredar las instituciones”. Lastra ha recriminado que Casado esté “repitiendo exactamente los mismos pasos que siguió Rajoy”.

Los grupos que apoyan al Gobierno pactarán a continuación cuándo se forma dicha comisión, quién la preside (suele ser de un partido minoritario) y su duración, que en principio debería ser de tres meses. Unidas Podemos ya ha aclarado que pretende forzar las comparecencias en la misma del expresidente Mariano Rajoy; de la exsecretaria general del PP Dolores de Cospedal; del actual líder del PP, Pablo Casado, y de los investigados judicialmente en esa causa, el exministro del Interior Jorge Fernández y el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez.

El PP reaccionó airado este martes a esta iniciativa del PSOE y Podemos. La nueva portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha acusado al Gobierno de Sánchez de ”perseguir” a la oposición. Gamarra, que ha recordado que los presuntos hechos delictivos están siendo investigados en sede judicial, ha criticado que por primera vez se investigue a un Ejecutivo que no es el de la vigente investidura, que no está en activo, y puso varios ejemplos de investigaciones de actuaciones de Gobiernos del PSOE de otras épocas que el PP ha rechazado recientemente. “La responsabilidad del Congreso es controlar al Gobierno, no a la oposición”, porque eso ”solo ocurre en las dictaduras”, ha denunciado.

Gamarra ha criticado que la iniciativa salga adelante, y que lo haga pocas semanas después de que los dos socios de este Gobierno de coalición hayan frenado la comisión que sí afecta a uno de sus miembros, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. La portavoz popular ha acusado al PSOE de promover ”cortinas de humo para no asumir responsabilidades” en la gestión de la pandemia y ha recordado escándalos del pasado que afectaron a miembros de esa formación en otros Gobiernos: ”Lo que no aceptamos son lecciones. El PSOE es un partido político, con responsables políticos que fueron condenados por los GAL, y recientemente ha sido condenado por los ERE. Si se investiga, hay que investigar a todos”.

La dirigente del PP ha aprovechado para lamentar la diferencia de criterio de la mayoría gubernamental por vetar además su solicitud de urgencia de pedir que se incorpore ya en el pleno de la semana que viene su petición de una comisión de investigación sobre la gestión del Gobierno de la pandemia de coronavirus. “El PSOE y Podemos tienen ansiedad por tapar su nefasta gestión de la crisis sanitaria y económica”, denunció Gamarra. La Mesa del Congreso acababa de avalar el inicio del trámite sobre esa comisión, pero no aceptó que se tuviera que llevar ya la semana que viene, un proceso que requiere de la unanimidad de todos los grupos. La propuesta, sin embargo, se volverá a discutir en la Junta de la semana que viene y, en principio, tiene pocas oportunidades de salir adelante porque, de momento, solo ha contado con la buena disposición de Ciudadanos a apoyarla.

La sorpresa, sin embargo, la dio el PSOE en la tarde de este martes en el Senado, donde los socialistas registraron una iniciativa para crear una comisión mixta especial con el Congreso sobre la evaluación de la crisis sanitaria de la covid-19, que el pasado mes de junio ya defendió en otra comparecencia en la Cámara alta el presidente Pedro Sánchez. La propuesta anunciada por el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, lleva la firma de 24 senadores de su grupo y el del PAR. El dirigente socialista la defendió como “una propuesta en positivo”.

Leave a Reply