Illa: «Hay margen para estabilizar Madrid si la movilidad se restringe a lo esencial»

La situación la pandemia en Madrid es «compleja» y es «preocupante» pero todavía hay margen para que la comunidad pueda esquivar el temido estado de alarma y un confinamiento similar al de principios de mayo. «Pensamos que hay margen si las cosas se hacen bien para estabilizar la situación», apuntó hoy el titular de Sanidad, Salvador Illa, que insistió en que la decisión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de aislar 37 zonas sanitarias básicas de la región es una «medida importante» que, «por descontado» puede ayudar a contener el virus.

Illa, en una entrevista en la Ser, fue optimista e insistió en que no cree, al menos por el momento, que la Comunidad de Madrid deba reclamar al Ejecutivo de Pedro Sánchez la declaración del estado de alarma. Eso sí, advirtió, la posibilidad de que la región pueda escapar a un nuevo confinamiento generalizado pasa por el hecho de que los madrileños, y en particular los de las zonas sanitarias aisladas, entiendan que en los «próximos días» tienen que «restringir su movilidad a aquello que es esencial» y que no deben relacionarse por ahora más que con el «grupo de convivientes más cercanos».

Aun así, el ministro, que rechazó valorar si las medidas puestas en marcha ahora por Ayuso llegan tarde, quiso recordar que el Plan de Respuesta Temprana aprobado en junio por el Gobierno para enfrentar las nuevas oleadas del virus contempla, no solo para Madrid sino para cualquier otra comunidad en apuros, la declaración del estado de alarma como «último escenario de respuesta». Un «escenario», argumentó Illa, que otras comunidades con altas incidencias, como fue el caso particularmente de Cataluña o Aragón a principio de este verano, lograron evitar gracias a medidas «quirúrgicas«.

Illa se mostró especialmente «preocupado», sin nombrar específicamente a Madrid, por el aumento de casos que, de no «atajarse», podría acabar por «comprometer el sistema nacional de salud». En esa línea, admitió que la «presión» hospitalaria ha crecido en las últimas semanas, aunque «afortunadamente», dijo, «la situación en estos momentos no es comparable a la de marzo». Así, recordó que en entonces apenas se detectaba un 10% de los contagios reales y que ahora ese porcentaje se estaría moviendo entre el 60 y el 80% de los infectados, como demostraría el alto número de positivos asintomáticos, la menor edad media de los diagnosticados o la menor letalidad del virus.

El titular de Sanidad hizo por desvincular la aparición de los rebrotes o la actual situación de Madrid con una posible «precipitación» en la desescalada o en la apertura al turismo. «El proceso de desescalada fue acertado, porque fue gradual y territorializado», defendió antes de recordar que era de esperar que «cuando se aumentara la movilidad crecerían los contagios». Illa explicó que la escalada infectiva de esta segunda ola no tendría que ver con la desescalada como demostraría que principios los grandes brotes estuvieron relacionados con los temporeros, luego con el ocio nocturno y ahora los encuentros «familiares y sociales».

Leave a Reply