El Ayuntamiento del líder del PP de Almería adjudicó 6,5 millones con un informe anónimo escrito a mano

El alcalde de Roquetas de Mar y presidente del PP en Almería, Gabriel Amat, en una imagen de archivo.
El alcalde de Roquetas de Mar y presidente del PP en Almería, Gabriel Amat, en una imagen de archivo.CARLOS BARBA (EFE)

Escrito a mano con boli azul, sin firmar y sin fecha. Roquetas de Mar, el municipio que preside desde 1995 el líder del PP de Almería, Gabriel Amat, concedió en 2002 un contrato de 6,5 millones de euros con un informe técnico anónimo, manuscrito, sin fecha y sin sellos municipales, según un informe de la Policía Nacional al que ha tenido acceso EL PAÍS.

La compañía agraciada, la constructora Hispano Almería, presuntamente abonó tras la concesión del contrato 960.000 euros en comisiones. De estos fondos, parte fueron a parar a dos empleados municipales de Roquetas: el arquitecto Javier Macías (300.000 euros) y el ingeniero Alfonso Salmerón (65.000), según los investigadores.

El destino del resto del dinero para comprar voluntades en el proyecto es una incógnita. Los recibís sin beneficiario suman 595.000 euros y tienen conceptos como “Pol 2 E”, según un documento de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) del pasado 20 de julio incorporado al caso Hispano Almería. El Juzgado número tres de Almería indaga desde 2014 las pesquisas sobre esta supuesta trama de comisiones a cambio de contratos.

La obra de la discordia, denominada Infraestructura Aguadulce, se adjudicó a Hispano Almería el 26 de agosto de 2002 después de que la mesa de contratación municipal ––presidida por Amat–– diera validez a un informe técnico anónimo y escrito a mano con un boli azul.

Sin argumentar la decisión, el Consistorio de Roquetas concedió a Hispano Almería el contrato. La firma bajo sospecha desbancó a otras cinco constructoras. Uno de los candidatos, el gigante Ferrovial Agroman, concurrió con un estudiado proyecto que, junto a la oferta, precisaba variables como el compromiso de contratación de personal y mejoras estilísticas. Hispano Almería se hizo con la obra tras recibir un enigmático 86,68 sobre 100 en la puntuación final.

“Lo más sorprendente de la valoración por la que se adjudica la obra es que se hace con un manuscrito sin firma, ni fecha, ni argumentos técnicos que acrediten la puntuación”, sentencia la Policía Nacional. Los agentes destacan también como insólito que no se conozca la identidad del técnico que avaló la oferta ganadora del contrato de 6,5 millones de euros.

El expediente urbanístico bajo sospecha forma parte de la documentación analizada por la UDEF. Un paquete de información que incluye 140 recibís de presuntas comisiones abonadas por Hispano Almería entre 2000 y 2010 a políticos y empleados municipales a cambio de contratos de Roquetas de Mar. Los investigadores estiman que la constructora desembolsó en este periodo 7,3 millones para comprar voluntades en este municipio almeriense de 95.000 habitantes. De estos fondos, una parte fue a parar a técnicos, como el arquitecto municipal Javier Macías, que supuestamente percibió 1,1 millones en una década.

Sin embargo, los agentes no han conseguido averiguar la identidad de los beneficiarios de 5,4 millones que Hispano Almería desembolsó entre 2000 y 2010 para supuestamente comprar voluntades de empleados municipales y políticos.

Financiación electoral

Según la UDEF, la constructora habría dirigido parte de los fondos de su caja B ––contabilidad extraoficial–– a financiar campañas del PP en los municipios almerienses de Roquetas de Mar (36.000) o Níjar (25.000). Y gastos electorales de dirigentes locales y provinciales. Uno de los recibís de 18.000 tiene el concepto “Campaña municipal G. Bermejo, Arance-Diputación”. El apellido coincide con el del ex vicepresidente de la Diputación de Almería y expresidente del PP regional Enrique Arance, que falleció en 2013.

Hispano Almería, una firma a la que Roquetas de Mar le adjudicó entre 2000 y 2010 un total de 62 obras valoradas en 77,5 millones, está en el punto de mira de los investigadores desde 2013. Fue entonces cuando la Asociación Mediterránea Anticorrupción y Transparencia (AMAyT) presentó una denuncia ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra esta compañía por pilotar una presunta red de pago de comisiones ilegales.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Almería, que indaga desde 2014 esta causa, señala por integrar una presunta “trama empresarial” a los gestores de la compañía, Miguel Ángel Morales Duarte y su hijo, Miguel Ángel Morales Carrillo.

El grupo de Izquierda Unida, Tú decides y Equo en el Ayuntamiento de Roquetas ha pedido este lunes la dimisión de Amat. La formación se muestra “escandalizada” tras conocer por EL PAÍS la noticia de que la Policía Nacional detectó sobrecostes de hasta el 87%, sospechas de información privilegiada y aumentos de coste injustificados en 62 adjudicaciones entre 2000 y 2010. Amat, que también preside el Comité Electoral del PP andaluz, ya era entonces alcalde.

Leave a Reply