González Laya confía en desbloquear la negociación sobre Gibraltar: “Por España no va a ser”

España y Gibraltar buscan triunfar allí donde Bruselas y Londres, a otra escala, llevan meses naufragando: en la búsqueda de un acuerdo sobre el futuro encaje del Peñón en Europa. El Gobierno español apura estos días al máximo las opciones de alcanzar un pacto que despeje las incertidumbres a uno y otro lado de la verja, que cada día cruzan desde España unas 15.000 personas para trabajar. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha mostrado este lunes la disposición del Ejecutivo a que el diálogo con Londres llegue a buen puerto. “Queremos dar una oportunidad a que se negocie este acuerdo entre España y el Reino Unido sobre Gibraltar. Por España no va a ser”, ha señalado al término de una reunión con sus homólogos europeos en Bruselas.

González Laya ha confirmado que los contactos a nivel técnico sobre la situación de Gibraltar tras el Brexit seguirán durante esta semana. “Queremos claramente negociar una zona de prosperidad compartida”, ha dicho sobre la eventual incorporación del Peñón al espacio Schengen de libre circulación, del que por ahora solo forman parte Estados y no territorios aislados.

Como desveló EL PAÍS este lunes, la posibilidad de que policías españoles participen en el futuro control fronterizo de la verja es uno de los temas más controvertidos, dado que ahora lo ejercen en exclusiva las autoridades gibraltareñas. Pero la ministra española ha eludido confirmar si España está dispuesta a que sean miembros de Frontex, los agentes de fronteras europeos, los que lleven a cabo esa tarea, como pide Gibraltar. “España no tiene por costumbre negociar a través de la prensa. Las discusiones necesitan confianza y discreción, y eso es incompatible con ir explicando cuáles son los términos de la negociación”, afirmó González Laya, que no quiere que ninguno de sus mensajes públicos entorpezca la discusión.

La ministra es consciente de que las conversaciones entre la UE y el Reino Unido sobre su futura relación continúan en punto muerto tras la sacudida provocada por la intención de Londres de dar marcha atrás en puntos ya cerrados del Acuerdo de Retirada. Eso no impide que en paralelo se avance sobre otros flancos, aunque sí dificulta cualquier progreso. La búsqueda de una solución para Gibraltar tiene gran interés estratégico y económico para España, dado que cualquier retroceso tendría una repercusión inmediata en los municipios vecinos del Campo de Gibraltar, de por sí muy golpeados por el desempleo.

Leave a Reply