Sánchez y Ayuso llegan a su cita del lunes tras meses de fricciones políticas

El del lunes será el primer encuentro entre Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso tras meses de tensión política. Sólo figura un punto en el orden del día, el agravamiento de la situación epidemiológica en Madrid. «El objetivo es uno: doblegar la curva», acordaron esta semana los gabinetes de la Moncloa y la Presidencia autonómica. Hay de fondo, sin embargo, un pulso por el reparto de responsabilidades en la gestión de la pandemia.

Las fricciones han sido una constante desde que los contagios se dispararon a principios de año y Madrid sufrió la propagación del virus con especial virulencia. En abril, Díaz Ayuso reivindicaba el liderazgo de la comunidad en la respuesta a la epidemia, reprochaba al Ejecutivo una gestión caótica y tardía y censuraba el estado de alarma por entender que muchas medidas iban «en contra de las libertades» individuales. «No debimos confiar en un Gobierno que se ha ufanado de usar la mentira para llegar y permanecer en el poder», llegó a denunciar en la Asamblea regional.

Su tono se ha distinguido del de otros presidentes autonómicos del PP por la severidad frente al Ejecutivo. El último episodio ha sido el del desencuentro con el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, a quien le reprochó un «ensañamiento» con Madrid «injusto, desproporcionado y perjudicial para España» por incidir en los datos de diagnósticos y fallecimientos en el territorio.

Las cartas

Las diferencias no se han diluido estos días. Después de que el jueves Pedro Sánchez accediera por carta a una reunión con Díaz Ayuso, la presidenta autonómica deslizó una crítica en Twitter: «La Comunidad de Madrid ha estado demasiado tiempo sola». En el PP recordaban las misivas anteriores de la dirigente popular para concertar un encuentro con el jefe del Ejecutivo.

«Sánchez llega meses tarde», reforzó el mensaje la dirección nacional de los populares, que cierra filas con quien ha ejercido de ariete contra el Gobierno central. En la formación conservadora preocupa que el foco esté puesto en la gestión de Díaz Ayuso y en los contagios en la comunidad, y recelan del movimiento de Sánchez, que en lugar de recibir a la presidenta autonómica en la Moncloa, acudirá a la sede del Ejecutivo madrileño en un momento sanitario complicado.

Los populares se quejan del «tacticismo» de la Moncloa y, antes de conocer el resultado del intercambio del lunes, han preparado el terreno con el argumento de que la pandemia es responsabilidad del Gobierno y no las comunidades autónomas.

Leave a Reply