Luca Zaia, el suplente de lujo de la Liga

Luca Zaia le gusta incluso a quienes no le votan. El presidente regional del Véneto, miembro de la Liga, la formación derechista liderada a nivel nacional por Matteo Salvini, va a salir reforzado de las elecciones que se celebran este domingo y el lunes en siete territorios italianos, entre ellas esta zona rica del noreste del país. De forma simultánea está convocado un referéndum constitucional a nivel nacional sobre el recorte en el número de parlamentarios.

Se espera que Zaia sea uno de los grandes triunfadores de la noche electoral, pues todos los sondeos le auguran una amplísima victoria. Su descontada reelección como presidente véneto dará aún más lustre a un político al que solo supera en popularidad a nivel nacional el primer ministro, Giuseppe Conte.

De hecho, el tirón de Zaia comienza a eclipsar al propio Salvini. Prueba de ello es que la lista con el nombre del presidente regional superará probablemente a la de la Liga en esta cita con las urnas. Los electores puede elegir entre una u otra papeleta, aunque ambas sirvan para que el candidato de la derecha gane por tercera vez los comicios en su tierra.

Además de por sus posiciones más moderadas respecto al extremismo de Salvini, su éxito se explica por la buena gestión de la pandemia. El coronavirus tuvo en el Véneto uno de sus primeros focos a nivel europeo, aunque sus efectos en esta región están resultando mucho menos devastadores que en la vecina Lombardía. Ambos territorios están gobernados por la Liga, pero las diferencias de muertes por Covid-19 son abismales: 2.150 frente a 16.900.

«Ha unido a la población»

«Zaia es uno de los mejores presidentes regionales del país. Ha unido a la población para afrontar la pandemia y estamos saliendo con la cabeza alta, no como en otros lugares», cuenta el veterano gondolero veneciano Stefano Vio, que no tiene problema alguno en desvelar sus preferencias políticas. «Aquí estamos bien y se ha gestionado de manera muy prudente la crisis del coronavirus. Tenemos muy pocos casos respecto a otras regiones», dice orgulloso.

La opinión que tiene de Zaia es mayoritaria entre los vénetos. Según un sondeo publicado por el ‘Corriere della Sera’, el 76% de los ciudadanos de esta región valora de manera positiva su labor como presidente. Incluso lo ven con buenos ojos un 55% de los votantes del Movimiento 5 Estrellas y un 45% de los del Partido Democrático.

«Seguramente en el resultado electoral tendrá un peso la gestión de la pandemia, pero también la aspiración a una mayor autonomía regional. Es una cuestión que en el Véneto está encarnada por Zaia», explica Marco Almagisti, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Padua. El presidente regional es para este docente el «intérprete más creíble» del conflicto entre centro y periferia que sienten buena parte de los vénetos. «Persiste una idea de que la sociedad y la economía locales están por delante y tienen un mayor dinamismo que el Estado central. Hay una oposición entre las regiones del noreste y el centro del país, encarnado por Roma», sostiene Almagisti.

Ni el abrumador apoyo de los vénetos ni el indudable tirón que tiene en todo el país han provocado que Zaia, de 52 años, se plantee ahora el salto a la primera línea de la política nacional, en la que cuenta además con experiencia, pues fue ministro de Agricultura durante el último Gobierno de Silvio Berlusconi. «El aspecto más interesante de las elecciones regionales es ver cuánto le saca su lista personal a la de la Liga. De momento el presidente véneto se mantiene tranquilo y dice que se quedará en su puesto, pero resulta indudable que supone una posible alternativa al liderazgo de Salvini en la Liga», advierte el politólogo de la universidad de Padua.

Leave a Reply