EE UU prohíbe las descargas de TikTok y bloquea WeChat

Estados Unidos ordenó este viernes la prohibición de las descargas en el país de la popular aplicación para compartir videos TikTok y bloqueó el uso de la aplicación de mensajería WeChat, ambas de propiedad china, intensificando así la pelea con China por la tecnología digital. A partir del domingo la aplicación WeChat perderá funcionalidad en territorio estadounidense, mientras que a los usuarios de TikTok se les prohibirá instalar actualizaciones, aunque podrán seguir accediendo al servicio hasta el 12 de noviembre, según la orden.

Ese período de ‘gracia’ permitirá un eventual trato entre TikTok, propiedad de la empresa china ByteDance, y una compañía estadounidense para salvaguardar los datos de la aplicación y disipar así las preocupaciones de seguridad nacional de la Casa Blanca que motivaron las medidas restrictivas. De hecho, el presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró optimista sobre la posibilidad de un acuerdo. «Creo que eso podría salir rápidamente. Hay grandes compañías hablando con nosotros al respecto», dijo a los periodistas.

La orden anunciada ahora es vista por la Administración Trump como esencial para la seguridad nacional, precisamente en un momentos en que el presidente ha reactivado su enfrentamiento -con claros tintes comerciales también- con China en medio de una dura campaña de reelección. «El Partido Comunista de China ha demostrado que tiene los medios y la intención de utilizar estas aplicaciones para amenazar la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos», dijo el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en un comunicado.

Pero TikTok rechazó el anuncio y dijo que continuará su batalla en los tribunales. «No estamos de acuerdo con la decisión del Departamento de Comercio y estamos decepcionados», dijo un portavoz de la empresa a AFP.

A su vez, Jameel Jaffer, director del Instituto Knight de la Primera Enmienda en la Universidad de Columbia, dijo que la prohibición generalizada de populares plataformas en internet genera preocupaciones sobre la capacidad del Gobierno para regular la libertad de expresión garantizada por la Constitución. «Es un error pensar en esto como (solo) una sanción de TikTok y WeChat. Es una seria restricción a los derechos de la Primera Enmienda de los ciudadanos y residentes estadounidenses», afirmó.

Perderá funcionalidades

En cualquier caso, después del domingo el servicio de WeChat, una aplicación de mensajería, compras, pagos y otros servicios, se «degradará» en EE UU, dijo un alto funcionario del Departamento de Comercio. Así, los usuarios que tienen WeChat podrían tener alguna capacidad activa, pero eso «puede no ser funcional después» de ese día, explicó.

WeChat, propiedad del gigante tecnológico Tencent, se usa mucho entre los expatriados chinos para mantenerse en contacto con familiares y amigos en el país asiático. Sus usuarios en Estados Unidos presentaron una demanda judicial contra la prohibición que aún está pendiente, mientras que su operativa dentro del gigante asiático no sufrirá cambios.

En cuanto a TikTok, los usuarios podrán continuar usándola hasta el 12 de noviembre, cuando podría prohibirse totalmente si no se llega a algún acuerdo que disipe las inquietudes del Gobierno sobre la seguridad, según los funcionarios norteamericanos. Esta aplicación, que permite a los usuarios crear y compartir videos de hasta 60 segundos, se ha vuelto enormemente popular, especialmente entre los jóvenes, con 100 millones de usuarios solo en Estados Unidos y su uso se ha disparado aún más entre los adolescentes durante la pandemia.

Según algunos expertos, la Administración Trump todavía no ha dado pruebas de que estas aplicaciones sean una amenaza a la seguridad nacional. «En cambio, las medidas anunciadas ponen en riesgo a los consumidores al aislarlos de las actualizaciones de ‘software’, incluidas las actualizaciones de seguridad necesarias», opinó Daniel Castro, de la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación (ITIF).

La Casa Blanca ya había dado en agosto un ultimátum a TikTok, a la que acusa de espiar para Pekín. Trump instó a su dueño actual, ByteDance, a que vendiera sus actividades de la aplicación en territorio estadounidense a una empresa «Made in USA» antes del 20 de septiembre. Pero dos días antes de la fecha límite, las negociaciones seguían estancadas.

Un acuerdo que parece estar tomando forma permitiría a Oracle, un gigante de Silicon Valley, asociarse con TikTok. Pero algunos legisladores estadounidenses se opusieron a que la firma china ByteDance mantenga una participación minoritaria tras la operación.

Leave a Reply