El último milagro de Cavadas

Jairo García y Marina Lara son los padres de Carlota, una niña de Vélez-Málaga de 4 años que desde una habitación del Hospital Materno de la ciudad andaluza lucha por no perder sus extremidades tras sufrir una septicemia por la bacteria estreptococo.

Para poder ganarle la batalla a esta infección, la familia ha recurrido al doctor Pedro Cavadas en busca de que otro milagro del médico pueda ayudar a la pequeña. De hecho, ya están preparados para trasladarse a Valencia en los próximos días para afrontar la operación.

El calvario de estos padres de 29 y 23 años comenzó el 4 de agosto cuando tras una gastroenteritis y fiebre alta de la pequeña le diagnosticaron una infección en la sangre. Desde ese día, Carlota no ha salido ya del hospital, donde los médicos le han dicho que tienen que amputarle sus cuatro extremidades por la isquemia producida por los microtrombos.

Un diagnóstico que fue como un jarro de agua fría para la familia que ha decidido buscar una segunda opinión, en este caso, la del doctor Cavadas. Los padres aseguran que el informe médico que les ha facilitado el facultativo experto en cirugía reconstructiva habla de la posibilidad de poder conservar las extremidades.

Campaña solidaria

Pero el traslado hasta Valencia y la operación en un hospital privado es muy precio muy difícil de asumir para esta familia humilde, mientras el tiempo corre en su contra porque temen que la necrosis avance y sea necesario intervenirla de urgencia. Ante el temor por la salud de su hija y desesperados por buscar ayuda, hace tres días la familia lanzó una campaña en las redes sociales.

Una iniciativa que ha conmovido a todos los vecinos que se han volcado en ayudar a la niña de cuatro años con sus donativos. Con la campaña de ‘Ayuda para Carlota’ se han visto desbordados tras activar un número de cuenta bancaria y recaudar fondos. En sólo dos días han recibido numerosas donaciones de gente anónima, una acción que los padres han agradecido. De momento, la familia no han hecho público el coste de la misma, pero están decididos a viajar hasta Valencia para que el doctor Cavadas pueda ayudar a la pequeña.

La repercusión de la enfermedad de Carlota ha sido tanta que hasta ayer el Ayuntamiento de Vélez-Málaga se sumó a esta iniciativa y se ofreció para asumir el coste de la operación. Una decisión que comparten los cuatro grupos municipales con representación en la corporación.

En este caso no hay discrepancias políticas y ayer los portavoces se sumaron a la ida de ayudar económicamente a los padres porque «es una situación excepcional».

«Apoyaremos las decisiones que tome la familia sobre la salud de la pequeña», manifestaron durante la rueda de prensa. Ahora, sólo queda esperar el traslado de la pequeña a Carlota a Valencia para ponerse en manos del doctor Cavadas y que se pueda obrar el milagro.

Leave a Reply