Sánchez reprocha a Casado «la corrupción del PP»

Pablo Casado e Inés Arrimadas han emplazado al presidente del Gobierno a que destituya a su vicepresidente segundo si resulta imputado en la causa abierta a Unidas Podemos por presunta financiación irregular o en la que está implicado él mismo en el ‘caso Dina’. Pedro Sánchez no ha respondido a los dos emplazamientos y ha contestado al líder del PP con un reproche por intentar «tapar» la corrupción del caso Gürtel con «otro,» Kitchen. A la presidenta de Ciudadanos le ha recordado que cogobierna con el PP.

La corrupción, en sus distintas variantes, ha copado los duelos verbales de Sánchez con Casado y Arrimadas en el Congreso durante la sesión de control al Gobierno de hoy. El líder de la oposición ha tocado todos los palos de la crítica y ha subrayado que la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, actúa como defensora del Gobierno al rechazar todas las demandas en los tribunales por la gestión de la pandemia. «¿Puede usted dormir tranquilo –ha preguntado- mientras recorta la calidad de la democracia?»

La presidenta de Ciudadanos ha recordado los casos de corrupción que afectan a casi todos los partidos, los ERE en Andalucía, el 3% de Convergència en Cataluña, Kitchen y Gürtel que afectan al PP y la presunta financiación irregular de Unidas Podemos. Arrimadas se ha centrado en este último para preguntar a Sánchez «por qué bloquea» en el Congreso las solicitudes de crear una comisión parlamentaria de investigación. «Pero no estamos condenado a tirarnos los trastos a la cabeza», ha concedido, si se pone en marcha la ley anticorrupción que ha presentado Ciudadanos.

Recortes democráticas

Sánchez ha evitado responder a los emplazamientos para que destituya a Pablo Iglesias y ha afeado a Casado que los «únicos recortes» que necesita España –la pregunta del líder del PP se refería a los recortes que estudia el Gobierno para afrontar la pandemia- son »los de la corrupción del PP. Si Casado quiere fortalecer la democracia y cumplir con la Constitución, ha proseguido, debe colaborar en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el Defensor del Pueblo o RTVE, hacer realidad su advertencia de que «caerá quien tenga que caer» por la ‘operación Kitchen’.

Y aunque no ha contestado al emplazamiento de Casado sobre su vicepresidente segundo, le ha retado con otro. Ponga fin, ha dicho, a «30 años del PP incumpliendo las leyes» y demuestre que su partido, en lo que a corrupción se refiere, no es el mismo que dirigieron José María Aznar y Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno ha sostenido en su cara a cara con Arrimadas que el PSOE es un partido que ha demostrado su «compromiso con la regeneración de la democracia» al presentar una moción de censura hace dos años a Mariano Rajoy tras la sentencia de la primera época del ‘caso Gürtel’. Ha recordado a Arrimadas que mientras pone en tela de juicio la honestidad de su Gobierno, Ciudadanos gobierna junto al PP en cuatro comunidades autónomas. Sánchez, de todas maneras, no ha querido elevar el tono con la jefa de la bancada liberal, a la que ha agradecido su «esfuerzo por superar la dialéctica de bloques».

Leave a Reply