«No soy un monstruo», dice Johnny Depp

El juicio de Johnny Depp contra el tabloide británico ‘The Sun’ por haber afirmado que agredió a su exmujer Amber Heard ha comenzado. Y como era de esperar la primera declaración ante el Tribunal Supremo de Londres no ha dejado indiferente a nadie, incluida a su exesposa que acude como testigo. Depp ha confesado en la sala que «volcó su rabia y frustración» en la actriz cuando «no pudo controlar» su adicción a las drogas y al alcohol. Pero ha negado la información publicada por ‘The Sun’ en 2018 en la que su ex aseguraba que había temido por su vida y le dibujaba como una especie de monstruo horrible.

Ambos han llegado al juzgado por separado y se han evitado en todo momento. Heard llegaba tapada con un pañuelo rojo a modo de mascarilla que tapaba su rostro, y entró por la puerta trasera. Mientras que Depp, protegido con una mascarilla de color negro, lo hacía por la puerta principal del juzgado y saludando a los medios.

Depp, de 57 años, y la modelo y actriz Heard, de 34, se conocieron durante el rodaje de la comedia ‘Diario de un seductor’, en 2011. La pareja se casó en febrero de 2015 en Los Ángeles y se divorció en 2017.

Aunque Heard no está acusada en el juicio, el caso es también un enfrentamiento entre los excónyuges, que se acusan mutuamente de haber sido controladores, violentos y mentirosos durante su tormentoso matrimonio. Los abogados del actor basan su defensa en la declaración por videoconferencia de sus exparejas Vanessa Paradis y Winona Ryder. Ambas ya se han pronunciado públicamente a su favor asegurando que las acusaciones son imposibles de creer y que el actor es una persona muy sensible, cariñosa y buen padre.

Por su parte, el tabloide británico ha aportado denuncias de Heard de numerosos incidentes violentos por parte de Depp entre 2013 y 2016, en Los Ángeles, Australia, Japón y hasta en un jet privado. El actor niega todas las acusaciones y lamenta haber perdido su papel del capitán Jack Sparrow en la saga de ‘Piratas del Caribe’ por culpa de ella. El divorcio le costó a Johnny Deep siete millones de dólares que su ex donó a diferentes asociaciones. Está previsto que el juicio se alargue unas tres semanas, tras haber tenido que ser aplazado el pasado mes de marzo por la pandemia. Pero no será la última vez que la ex pareja se vea en un juzgado, ya que Deep ha presentado una querella por difamación contra Amber en Estados Unidos.

Leave a Reply