La nueva normativa de visados en EE UU podría afectar a más de 7.000 españoles

El Gobierno estadounidense pone en aprietos a los estudiantes extranjeros. Una nueva normativa dicta que se suspenderán los visados a los alumnos que solo reciban clases en línea, como una medida de prevención por la pandemia del coronavirus. Los alumnos deberán demostrar que tomarán la mayoría de clases de forma presencial -durante el periodo de estudio de septiembre a diciembre-, de lo contrario serán expulsados del país, según la oficina de Inmigración de Aduanas de Estados Unidos. Esta nueva disposición podría afectar a unos 7.200 españoles que estudian programas de educación superior en este país, de acuerdo a los datos del Informe Open Doors sobre Intercambio Educativo Internacional de 2019.

Los alumnos que estudian en programas impartidos completamente en línea deberán salir del país o matricularse en instituciones donde sí reciban algunas horas de clases de forma presencial. Según la nueva normativa, cuando los estudiantes estén en un centro con un modelo mixto van a tener que acreditar que están inscritos en la máxima cantidad de cursos presenciales para conservar su visado.

Esta nueva disposición podría afectar a más de un millón de alumnos extranjeros. Las cinco naciones que cuentan con más alumnos en EE UU son China, con casi 370.000, seguida por India (202.014), Corea del Sur (52.250), Arabia Saudita (37.080) y Canadá (26.122).

     

Extrema preocupación

Los estudiantes ya tienen suficiente estrés con las clases virtuales y la crisis por la pandemia del coronavirus, pero esta nueva normativa supone otra preocupación para ellos. Patrick Merle, director de la Facultad de Comunicación de la Florida State University, considera que es un momento «preocupante y de alto estrés» para los alumnos extranjeros porque no saben «cómo se verán afectadas sus vidas». «Para algunos, abandonar el país también puede significar que no puedan regresar debido a ciertas políticas de inmigración vigentes con sus respectivas naciones».

El profesor Merle afirma, además, que es un «desafío leer sobre esa decisión» porque los alumnos extranjeros «son muy importantes y valiosos» para su universidad. Dice que les ayudan tanto en los proyecto de investigación como en la enseñanza.

Como la disposición es reciente, añade que en su universidad no ha tomado ninguna decisión oficial respecto a cómo ayudarán a los estudiantes. «La normativa se hizo pública el 6 de julio, por lo que la universidad aún no ha publicado ninguna medida oficial. Varios grupos ya están trabajando para encontrar una solución y nuestro decano de la Facultad de Comunicación e Información nos informó que identificarán soluciones para ayudar a todos nuestros estudiantes extranjeros», afirma el profesor Merle.

Para Nicole González, estudiante ecuatoriana del Miami Dade College, obligar a los alumnos extranjeros a tener clases presenciales es una medida «inadecuada e innecesaria» porque ella está estudiando de forma virtual desde el 17 de mayo. «Es peligroso que volvamos a las aulas de clase porque aquí en Miami hay un rebrote de contagios, no se sabe cómo evolucione la pandemia». Además, menciona que muchos alumnos extranjeros como ella hacen un «esfuerzo económico muy grande» y sacan préstamos para cubrir la estancia de estudios. «Tener que regresar a los países de origen costaría mucho dinero», añade.

Todos los estudiantes que cursen algún tipo de programa de educación superior como carreras universitarias, maestrías o doctorados se verán perjudicados por esta política. Según Merle, solo en la Escuela de Comunicación de su universidad «se verían afectados unos 40 estudiantes extranjeros que cursan una maestría o un doctorado».

 La situación se complicaría para los alumnos de otros países porque muchos centros de enseñanza planean continuar el próximo curso lectivo, en septiembre, con la enseñanza virtual como una medida de precaución contra el coronavirus, porque Estados Unidos encabeza la lista de muertos por Covid-19, con más de 130.000.

Leave a Reply