El comité de expertos exige a Feijóo medidas extra de seguridad el 12-J

La cita con las urnas ha entrado en Galicia en un terreno sanitario y jurídico muy movedizo. La Xunta mantiene la jornada electoral “sin ninguna modificación” pese a las peticiones de partidos y alcaldes de que suspenda los comicios en la zona de Lugo que está confinada, pero admite dudas legales sobre el sufragio de los infectados. Los asesores sanitarios del Gobierno de Feijóo piden que se tomen medidas extra de seguridad con los centenares de electores bajo sospecha de contagio a los que se les permitirá romper la cuarentena para ir a votar. La Junta Electoral sostiene de momento que el 12-J se podrá celebrar con normalidad.

Votar en tiempos de coronavirus no podía ser tan sencillo. El presidente de la Xunta y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo (PP), reconoce que no está claro que a los infectados en la comarca de A Mariña (Lugo), aislada en plena campaña con diez candidatos dentro, se les pueda prohibir que vayan a votar el 12-J, pero les recomienda que renuncien a ese derecho por “ellos y la colectividad”. La Xunta sí da vía libre a que acudan a los colegios electorales los centenares de electores que están en cuarentena en la zona por ser sospechosos de haberse contagiado. “Lo de votar el domingo es una barbaridad que se está yendo de las manos”, critica Alfredo Llano, alcalde socialista de Burela, el municipio más afectado por el rebrote.

La campaña de las elecciones gallegas convocadas en plena pandemia afronta en su recta final el desafío de conjugar el derecho a la salud y el derecho al voto. Según los últimos datos ofrecidos este martes por la Xunta, en la comarca de A Mariña son 121 los casos activos de coronavirus y 685 personas están aisladas en su domicilio por sospecha de que también puedan haberse contagiado, más de 400 menos que la cifra aportada por el servicio gallego de salud el lunes. A cinco días de las votaciones y tras convocar los comicios contra el criterio del resto de partidos, Feijóo admite dudas legales sobre lo que debe hacer la Administración en esta situación inédita. “Sé que hay una discusión jurídica y doctrinal de si se puede o no afectar a un derecho fundamental de una persona que simplemente está con una PCR positiva pero no tiene síntomas o son leves. Por criterios de prudencia para ellos y la colectividad, les proponemos que no vayan a votar”, afirmó este martes el presidente gallego en funciones y aspirante a una cuarta mayoría absoluta tras reunirse con el comité clínico que le asesora en esta crisis sanitaria.

Para los electores que no han dado positivo pero están en cuarentena por haber estado en contacto con algún enfermo de covid la Xunta no prevé cautelas especiales cuando rompan el domingo su cuarentena con el aval de la Consellería de Sanidade para acudir a los locales de votación. Los expertos, sin embargo, sí las recomiendan.

Los asesores sanitarios de Feijóo le pidieron este martes al presidente en funciones medidas de seguridad extra para estos electores. Tato Vázquez Lima, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) y miembro de este comité, propone que se estudie, por ejemplo, darles “prioridad absoluta” a la hora de meter la papeleta en la urna para que no hagan cola o adjudicarles ciertas franjas horarias de baja afluencia, una posibilidad esta última, añade, que podría chocar con la legislación electoral. “Hay que trabajar hasta las elecciones para tomar una decisión clara”, considera Vázquez Lima, quien no ve problema en que estas personas que “no son casos confirmados sino en estudio” acudan al colegio electoral siempre y cuando guarden unas medidas de seguridad.

Los alcaldes de PSOE y BNG en A Mariña reclaman que se suspenda el 12-J en esta comarca, una decisión que convertiría en provisionales los resultados en el resto de Galicia e impediría la constitución del Parlamento autonómico. Critican que la Xunta les endose el deber de velar por que las medidas de seguridad se cumplan, una labor para la que dicen no tener medios. “En Burela hay 400 personas confinadas que podrán votar pese a que durante el estado de alarma no se les dejaba ni tirar la basura. ¿Cómo se garantiza su derecho al voto y el derecho a la salud? La Xunta no tiene protocolos específicos para una situación así. ¿Qué pasa si luego hay un brote en los colegios”, se pregunta el regidor de Burela.

El socialista Llano celebra que los últimos datos con solo tres nuevos positivos apuntan a que el rebrote se atenúa, pero sostiene que el riesgo el 12-J persiste y alerta además de posibles problemas para constituir las mesas electorales por nuevas renuncias de sus miembros. La Junta Electoral emitió este martes una resolución en la que no considera “afectadas” las condiciones del proceso electoral “mientras las actividades administrativas, económicas y sociales se desarrollen con normalidad” en A Mariña.

Leave a Reply