Las autonomías presionan a favor de un acuerdo de PP y PSOE para la reconstrucción

La diputada del PP Ana Pastor, en una comisión de reconstrucción, escuchando al ministro de Sanidad, Salvador Illa.La diputada del PP Ana Pastor, en una comisión de reconstrucción, escuchando al ministro de Sanidad, Salvador Illa.Mariscal / EFE

Ha habido mucho trabajo y muchas propuestas en gran parte coincidentes, pero eso no significa que vaya a haber unanimidad. El PP aún no ha decidido si votará el documento final impulsado por el PSOE y Unidas Podemos y que saldrá adelante el viernes en la comisión del Congreso sobre la reconstrucción del país. PSOE y PP negociaron este martes durante horas cómo aplicarán las autonomías las medidas de refuerzo consensuadas para mejorar la sanidad pública. Las comunidades presionan en favor de un acuerdo, aunque sea de mínimos.

Dirigentes del PSOE y del PP mantuvieron en la tarde de este martes una reunión de trabajo para cerrar un acuerdo sobre las propuestas planteadas para mejorar las carencias detectadas en el sistema sanitario durante la crisis del coronavirus. Era el punto más sensible cuando se programó esa comisión y desde el principio se observó como el más factible para llegar a acuerdos transversales entre la mayoría de los partidos. Los grupos políticos constataron en las comparecencias de los expertos ante la comisión que hay que aportar más recursos y medios al sistema de salud, en especial a la atención primaria, y dar más estabilidad a sus profesionales.

De las 510 medidas para la reconstrucción presentadas por PSOE y Unidas Podemos, hasta 186 versan sobre sanidad. Y muchas resultaron coincidentes con las de Ciudadanos y PP. Las posiciones tampoco estaban muy alejadas en las propuestas que se sugieren para la implicación de la Unión Europea en la salida de la crisis, aunque los populares insisten en que el Gobierno español debería comprometerse a gestionar los fondos que lleguen (140.000 millones de euros) con políticas que no sean “populistas”, una manera de criticar a Podemos. El resquemor hacia la formación de Pablo Iglesias y sus planteamientos presupuestarios y fiscales más expansivos es el motivo que esgrime el PP para resistirse a un acuerdo sobre economía, a pesar de que en el texto final de los socios del Gobierno se ha suprimido cualquier alusión a las subidas de impuestos.

Al Gobierno le ha sobrevenido un aliado importante a la hora de buscar acuerdos en la comisión de reconstrucción: las comunidades autónomas, que serán las que tendrán que gestionar los cambios ideados para mejorar los servicios sanitarios y sociales. Pastor también ha conversado al respecto con el secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, y con la portavoz del PSOE en Sanidad, Ana Prieto. Los presidentes autonómicos, tanto del PP como del PSOE, quieren un acuerdo nacional sobre esa materia y han presionado en las negociaciones en ese sentido.

PSOE y Unidas Podemos tendrían mayoría suficiente para ratificar su propio documento hoy en los cuatro grupos de trabajo, el viernes en la comisión y, tras las elecciones del 12-J, ya en el pleno del Congreso, pero el Gobierno entiende que un pacto más amplio es muy conveniente sobre todo ante la posibilidad de un repunte de la pandemia.

El PSOE ha centrado las negociaciones en implicar sobre todo al PP —con el que van a continuar los contactos— pero también ha conversado con Ciudadanos. Las enmiendas del partido de Arrimadas persiguen el complicado objetivo de un acuerdo mayoritario y completo en los cuatro grupos de trabajo en que se dividió la comisión de reconstrucción. En este caso los recelos han sido muy visibles en ERC cada vez que desde el Gobierno se ha lanzado algún guiño de aprobación hacia las posiciones de Cs. Otros partidos, como el PNV o Coalición Canaria, socios habituales del Ejecutivo, han criticado las prisas de la comisión por llegar en apenas un mes y medio a conclusiones para cambiar radicalmente sistemas tan básicos como el de salud o los servicios sociales.

Leave a Reply