Los presos del ‘procés’ llevan menos tiempo en segundo grado que la media de reclusos en semilibertad

Jordi Sànchez, en una de sus salidas de la cárcel tras un permiso.Jordi Sànchez, en una de sus salidas de la cárcel tras un permiso.Cristobal Castro

Los datos disponibles en las estadísticas penitenciarias no permiten hacer una comparación directa entre la situación de los presos del procés y la del resto de penados de la que poder concluir si la Generalitat está ofreciendo a los líderes independentistas un trato diferenciado. Pero algunas de las estadísticas elaboradas por el propio Gobierno catalán sí sirven para hacer una radiografía de la situación de los reclusos que cumplen condena en tercer grado y cómo encajan Oriol Junqueras y sus compañeros en este perfil.

En las cárceles catalanas había el pasado 31 de mayo (último dato disponible) 1.863 internos en tercer grado, según los datos del departamento de Justicia de la Generalitat. Suponen el 28,9% de los penados que cumplen condena en esa comunidad. El mayor porcentaje (13,7%) lo están por robo con fuerza, seguido de robo con violencia e intimidación (12,1%). La media de condena impuesta a esos internos que están en tercer grado fue de 5,9 años, muy inferior a las de los presos del procés (entre nueve y 13 años).

Con todo, si Junqueras y el resto de exconsejeros recibieran el tercer grado, no serían los reclusos en esta situación con la condena más elevada, ya que en diciembre pasado había en Cataluña 295 internos en tercer grado con penas superiores a los 10 años de cárcel. De ellos, 39 tenían penas impuestas de más de 20 años (38 entre 20 y 30 y uno, más de 30). No obstante, la mayoría de internos (el 55,4%) que acceden al régimen de semilibertad fueron condenados a menos de cinco años de cárcel. Y el 26,68%, a penas de entre cinco y diez años, una franja en la que solo se situarían dos de los nueve presos del procés (Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, condenados a nueve años por sedición).

Además de tener penas comparativamente altas, los líderes independentistas estarían también por debajo de la media de internos en tercer grado respecto al tiempo de condena que llevan cumplido. Solo Sànchez, Cuixart y los exconsejeros Joaquim Forn y Josep Rull (condenados a 10 años y medio) han superado ya una cuarta parte de la condena impuesta. Este dato no puede compararse directamente con el de la estadística pública de la Generalitat porque para los condenados a más de cinco años solo ofrece los datos a partir de la mitad de la condena cumplida. De los 1.863 internos en semilibertad que había el 31 de mayo, 654 habían superado ya ese tope, al que no ha llegado todavía ninguno de los líderes secesionistas presos. Además, un total de 767 internos en tercer grado habían cumplido dos tercios de la pena; y 484, las tres cuartas partes.

Otra estadística difundida por la Generalitat con datos de 2017 sitúa en 823 los días en segundo grado que pasan los internos catalanes. Los líderes independentistas están muy lejos de esta cifra, ya que fueron clasificados en segundo grado en diciembre pasado. Es cierto que estuvieron dos años en prisión preventiva, un periodo muy superior al de la media (250 días) de los preventivos que hay actualmente en las cárceles catalanas. No obstante, ese dato de 823 días en segundo grado no incluye en ningún caso el tiempo de prisión provisional.

Leave a Reply