Cómo alquilar una autocaravana, consejos para que las vacaciones no sean un infierno

El sector del caravaning lleva viviendo en los últimos años un auge creciente y la crisis del coronavirus puede significar el empujón definitivo para afianzarse como una opción segura de disfrutar de las vacaciones con todas las medidas sanitarias de seguridad. El hecho de que el vehículo se convierte en la casa, hace que las posibilidades de contagio se reduzcan de forma importante. Para los que quieren debutar en esta forma vacaciones sin arriesgarse con una inversión importante, existe la opción de recurrir al alquiler.

Pero unas vacaciones de ensueño pueden convertirse en un auténtico infierno si no tenemos en cuenta ciertas orientaciones que los debutantes en el mundo del caravaning pueden pasar por alto. Por eso es importante tener claros determinados puntos antes de acudir al establecimiento de alquiler. Sigue los siguientes consejos.

¿Qué autocaravana necesito? Lo primero es elegir el tipo de vehículo que se ajuste mejor a nuestro viaje. Y para ello, no solo hay que tener en cuenta el número de personas que viajarán con nosotros sino también qué queremos que prime: maniobrabilidad, confort interior, cocina, espacios amplios…

Para ello habrá que elegir entre las camper -furgonetas adaptadas como autocaravanas que resultan perfectas para parejas o grupos reducidos de viajeros que buscan disfrutar de una vida sobre ruedas sin necesidad de grandes lujos-; las integrales, para quienes buscan confort, calidad y espacios amplios; las capuchinas, que añaden un espacio sobre la cabina del conductor, como dormitorio, por lo que resulta ideal para cuatro, cinco o incluso seis personas; y las perfiladas, similares a las capuchinas pero con mayor maniobrabilidad y una protuberancia más reducida sobre la cabina, pensada para familias poco numerosas o grupos reducidos de amigos

¿Cuánto quiero gastar? Recuerda que, por lo general, a mayor tamaño de autocaravana mayor consumo de combustible. Sin embargo, si el vehículo es demasiado pequeño para el número de personas que vais a viajar y apenas puedes cocinar o estar cómodamente en los espacios comunes cuando hayáis estacionado, quizá acabes incurriendo en más gastos al obligarte a hacer más actividades fuera de ella.

Fijarse en el año de fabricación no siempre es una garantía, pero lo habitual es que una autocaravana nueva presente menos problemas que una con más de cinco años de antigüedad. Fijarse en el año de matriculación es una buena precaución.

Asimismo, aunque los alquileres ya no son tan altos como hace una década, si tienes algún percance que haya que subsanar y el seguro que has contratado no lo cubre, es muy posible que la reparación suponga un desembolso importante. Al fin y al cabo, una autocaravana no es un coche, y las reparaciones son más caras. Por eso casi siempre es buena idea ir bien cubierto. En especial si es tu primera vez tras el volante de una autocaravana, cuando todavía hay que prestar mucha atención a su longitud, altura y anchura para tomarle bien la medida y no tener ningún incidente.

¿Qué incluye el equipamiento? No todos los alquileres incluyen el mismo equipamiento, por eso es fundamental que preguntes qué incluye el alquiler. Lo habitual es que la vajilla, los utensilios de cocina, la ropa de cama e incluso en ocasiones los asientos infantiles estén incluidos en el precio, pero nunca está de más preguntar si incluye además GPS, bombonas, cadenas…

Leave a Reply