Baca, portabicis y remolques: Los mejores complementos para tu viaje en coche y cómo colocarlos

Incorporar un remolque a nuestro vehículo es una buena opción si necesitamos ampliar el espacio de carga o transportar una caravana o algún otro elemento voluminoso. Estos sistemas, concebidos para ser remolcados por un vehículo a motor, permiten cargar esos bultos de más que no caben en el vehículo. Ante todo, saber que los remolques se dividen en dos categorías, ligeros y no ligeros, y elegiremos uno u otro en función de nuestras necesidades de carga.

Los remolques ligeros son aquellos cuya masa máxima autorizada (MMA) es inferior o igual a 750 kilogramos y para circular no precisan permiso de circulación ni matrícula propia, aunque sí la del vehículo tractor; tampoco necesitan un seguro independiente. Y los remolques no ligeros son aquellos cuya MMA es superior a 750 kg. En este caso precisarán de un permiso de circulación propio para el remolque, así como matrícula específica y seguro obligatorio al margen del seguro del vehículo tractor.

Aunque para utilizar un remolque hay que seguir unos sencillos pasos que permitirán hacerlo de forma segura, tal y como indican desde la Dirección General de Tráfico (DGT). En primer lugar, la instalación y utilización de un remolque en nuestro vehículo precisa de un sistema de acoplamiento que sirva para fijarlo y para establecer las conexiones con el vehículo. Para instalarlo debemos acudir a nuestro concesionario o taller de confianza para saber qué sistema de anclaje se adecua mejor a las características de nuestro automóvil y remolque.

Asimismo, a la hora de comprar un remolque debemos cerciorarnos de que está homologado y de que se nos entrega la tarjeta ITV del remolque tras la adquisión. La instalación de un sistema de acoplamiento es una reforma, es decir, una modificación de los elementos del vehículo. Por lo tanto, al realizarla disponemos de un plazo de 15 días para verificar y legalizar la reforma. Esta legalización, realizada en un centro de Inspcción Técnica de Vehículos, constará en la parte trasera de la tarjeta ITV del vehículo tractor modificado.

Cabe recordar también que los remolques ligeros deben llevar la placa de matrícula correspondiente al vehículo tractor y los remolques no ligeros llevarán su propia placa de matrícula, con fondo rojo y la letra R, así como la placa de matrícula del vehículo tractor.

Soluciones sencillas

Cuando necesitas llevar demasiadas cosas en el coche o elementos demasiado grandes que no caben en el maletero, la solución es sencilla: colocar una baca en el techo del coche. En ella podrás llevar desde un cofre hasta varias bicicletas. Pero lo primero que debemos tener en cuenta es si nuestro modelo puede llevarla y cuál es el peso máximo que éste puede cargar sobre su techo. Y, aunque el manual del usuario de nuestro vehículo te indica todo estos detalles, os damos todas las claves.

Primero, para saber cómo sujetar la baca del coche es necesario conocer que cada coche tiene su truco para sujetar la baca en el techo (o sobre la tapa del maletero en algunos descapotables y deportivos). Por este motivo, es conveniente saber qué modelo de barras para el techo son las apropiadas para nuestro vehículo y consultar en el manual cómo deben montarse y ajustarse correctamente los anclajes del coche.

Si, por lo contrario, no puedes utilizar el maletero del coche, hay que recurrir a un portabicicleta. Puede ser de techo, de portón, de gancho de remolque o un portabicis que viene ya integrado en el propio vehículo -éste último es el más caro, pero también el más cómodo, aunque lo tienen pocos modelos-.

Por último, tienes que recordar que si incumples las normas, además de aumentar el riesgo de accidente, te podrán poner una multa:

-No señalizar correctamente la carga que sobresale longitudinalmente del vehículo o de su proyección en planta sin adoptar las debidas precauciones: 80 euros.

-Circular con un vehículo cuando la carga oculta los dispositivos de alumbrado o señalización luminosa, placas o distintivos obligatorios: 80 euros.

-Si la carga cae a la vía por su mal acondicionamiento, creando grave peligro al resto de los usuarios: 500 euros.

-Circular con un vehículo cuya carga pueda arrastrar, caer, desplazarse de manera peligrosa o comprometer la estabilidad del vehículo, sin disponer de los accesorios que garanticen la adecuada protección: 200 euros.

Leave a Reply