Una cuenta atrás especial para correr su vigésimo maratón

Pablo Carrera (Vigo, 1986) disputó el pasado 23 de febrero los 42.195 metros de Sevilla. Su siguiente objetivo, el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP. En su cuenta atrás como en la de todos, una pandemia. «Esta crisis sanitaria me la tomo en un periodo de descanso activo en el que podemos reflexionar y valorar con calma las cosas», comenta este atleta de origen gallego.

El 6 de diciembre, el maratón cumplirá su 40 aniversario. Pablo, correrá por sexta vez por las calles de Valencia, serán sus vigésimos 42.195 metros. Su mejor marca, Berlín 2008. Logró un tiempo de 2:37:26, aunque ahora, para el atleta del Cárnicas Serrano, el crono es lo de menos. «Las marcas han dejado de ser importantes ahora. No sabemos cuándo podremos ponernos de nuevo un dorsal. Sólo el hecho de poder estar en línea de meta, con buena forma y salud es un privilegio», explica este Policía Local que ve las calles de Vigo «más vacías que nunca», una imagen triste pero necesaria para hacer frente a la pandemia. En sus jornadas laborales, sale a «prestar servicio y a ayudar en esta crisis». Los días libres empiezan junto a su hija de ocho años con tareas del colegio, posteriormente dedica tiempo a ejercitarse. «El único objetivo con el que entreno en casa es poder estar junto a toda mi familia en Valencia en un aniversario muy especial, sobre todo después de todo lo que estamos viviendo», afirma. Ese, quizás es el reto más motivador para un atleta que se prepara junto a José Garay, «mucho más que un entrenador» para Pablo: «Hablo mucho con él y somos conscientes de la situación. Establecemos una serie de rutinas diarias para mantenernos activos y evadirnos un poco mentalmente de todo esto».

En ese tiempo de mantenimiento, el trabajo es variado: «Hay días en los que se ejercita más la condición física, en los que uso mancuernas por ejemplo y otros hago rodajes largos en elíptica, spinning…», describe Pablo, quien recuerda sus participaciones en Nueva York y Londres. «Valencia está muy a la altura de las grandes. La ciudad, público, organización. Es todo perfecto», concluye.

Leave a Reply