Sánchez anuncia que tras el 25 de abril «vendrán más días» en un estado de alarma «distinto»

Pedro Sánchez ha confirmado que prorroga el estado de alarma hasta el 26 de abril, pero ha avisado de que ese día no terminará la situación excepcional. Continuará en mayo pero con restricciones más livianas. Lo que sí se va a levantar es «la hibernación» de las actividades económicas no esenciales fijada hasta el 9 de abril. También ha hecho un llamamiento a «todas» las fuerzas políticas a alcanzar unos nuevos Pactos de la Moncloa para «reconstruir» la economía.

«Vendrán más días de estado de alarma después del 26 de abril, pero no los mismos, será distinto». El presidente del Gobierno ha señalado se mantendrá la condiciones de confinamiento de la población hasta el último fin de semana de este mes, y que después se implantarán medidas menos restrictivas para «recuperar unos espacios de la relación social. Estamos en una transición». Siempre que, ha subrayado, que se den las condiciones epidemiológicas lo permitan los científicos así lo corroboren.

En cambio, ha añadido, la parálisis de las actividades económicas no esenciales, fijada hasta el 9 de abril, no se va a extender más allá de ese día y después de la Semana Santa se volverá a la situación anterior al decreto de «hibernación» del aparato productivo. «Pasado el ‘rubicón’ de la Semana Santa» se mantendrán las medidas del estado de alarma, «pero no las medidas excepcionales que vencen el 9 de abril, se volverá al estado anterior», pero «con precaución y sin bajar la guardia».

Directo | Así avanza la lucha contra el coronavirus

El Consejo de Ministros de este martes aprobará la nueva prórroga en las mismas condiciones de marzo, y es probable que el Congreso la autorice al día siguiente en un pleno. Sánchez había comunicado esta decisión a los líderes de las principales partidos unos minutos antes de su comparecencia en la Moncloa, y recibió una respuesta positiva por parte de todos, salvo de Santiago Abascal. El presidente de Vox ha rehusado atender al presidente de Gobierno porque de Sánchez solo espera «su dimisión».

El jefe del Ejecutivo ha señalado que «sin duda» es imprescindible que se refuerce la unidad de las formaciones políticas para reeditar un acuerdo similar a los Pactos de la Moncloa firmados en 1977 por todos los partidos sindicatos y organizaciones empresariales. Ahora ese entendimiento es imprescindible para «relanzar y reconstruir» la economía. «No hay adversario que tenga una siglas políticas o se llame fulanito o menganito, el adversario, el enemigo –ha subrayado- es el COVID-19». Sánchez ha señalado que «ya habrá tiempo» después para el ajuste de cuentas y sacar consecuencias de todo lo ocurrido con la pandemia y las decisiones tomadas. Hasta, entonces, «quiero un debate constructivo».

Sánchez, que tuteó a los ciudadanos, ha intentado dar un tono de máxima solemnidad a su mensaje. «Es un honor ser el presidente de este gran país. Debemos resistir más y solo hay un camino, el del sacrificio para resistir, resistencia para vencer, y moral de victoria para vivir». Además, se ha arrogado toda la responsabilidad, por todo lo ocurrido en «ante la gran crisis de nuestras vidas». «Asumo las responsabilidades en primera persona porque soy el que representa a la nación».

Leave a Reply