El asalto

Todo el mundo cuando tiene un sueño trata de justificarlo y de paso hacerse el interesante citando a Martin Luther, a Buda, a Gandhi, a Cristo o vaya usted a saber quién. Bien. Yo he tenido un sueño y ese es mío y no se lo atribuyo a nadie.

He soñado con la transformación del cuerpo y quizás del alma, aunque creo que esa ya la tiene abducida, de nuestro vicepresidente D. Pablo Iglesias por Lenin y lo comprendo.

He tenido un estremecimiento democrático o algo parecido. En realidad un escalofrío, pero como era en sueños lo he atribuido a que el edredón se me había caído a la izquierda, dejándome con el culo al aire; una cosa parecida a como se va a quedar el país tras el paso virótico del CV19.

Una economía que ya los economistas, sin necesidad de, esperar, vaticinan como peor que la del 2008. Supongo que pasará como antes. Toda la culpa la tenía Franco y como ya ha pasado el tiempo, tanto que ya no está en el Valle de los Caídos- lo han confinado en otro sitio- la culpa será de Rajoy que se sigue fumando un puro, registrando lo que haya que registrar y firmando libros de memorias o a la mejor escribiendo otro. No se sabe.

Los que decimos que somos liberales, decimos que lo comprendemos todo, pero luego te das cuenta que no es verdad, aunque sea en sueños hay cosas que no terminas de tragar y fíjense que no me refiero a que este señor se salte el confinamiento alguna que otra vez y que nadie diga nada porque al ser eso que llaman una autoridad, pues nada de nada.

Yo creo que este señor se salta la cosa del confinamiento porque no se quiere perder una del Gobierno y va a mirar que se hace y no quiere que se haga nada a espaldas suyas, digo yo y también va a ver si el Sr. Sánchez está enfermo y cae y de paso, al estar en periodo de confinamiento la Sra. Calvo, aprovecha y se marca un asalto a la Moncloa, un asalto legal, pero un asalto.

Leave a Reply