Ecología para todos

El nuevo Ford Kuga ya está aquí, y llega con muchas y muy buenas noticias: es más grande, más atractivo, tiene lo último en seguridad y en su gama de motores la versión principal es el nuevo híbrido enchufable, que se convertirá en el superventas de la gama, al menos hasta que llegue el modelo totalmente híbrido en septiembre. Eso sí, la gama mantiene modelos gasolina, diésel, manual, automático o cuatro por cuatro, por lo que, quiera lo que quiera el cliente, el Kuga puede ofrecérselo.

La tecnología híbrida enchufable todavía no es muy conocida, pero se puede resumir en que son coches con un motor eléctrico para el uso diario y otro de gasolina para los viajes de mayor recorrido, y en un único coche.

En el caso del Kuga, sólo con el motor eléctrico puede recorrer hasta 56 kilómetros gracias a una batería de 14 kilowatios, lo que le da al coche cero emisiones en esos recorridos habituales, para viajes más largos el Kuga cuenta con un motor gasolina 2.5 litros.

El resumen es que podemos contar con un coche eléctrico que tendremos que cargar cada noche y con uno de gasolina para largos viajes, y todo con las ventajas de la etiqueta cero de la DGT.

El precio de esta versión es de 37.800 euros, pero Ford lo va a lanzar con 3.250 euros de descuento y con la posibilidad de financiarlo por 250 euros al mes con unos diez mil de entrada. Para un coche que puede conseguir un consumo diario un ochenta por ciento menor a un diésel, no está nada mal, por lo que será la versión más vendida del Kuga.

Totalmente renovado

Toda esta tecnología llega dentro de la tercera generación del Kuga que, cambia por completo su diseño, y del estilo robusto y americano que lucía hasta ahora -y en la que se ha inspirado algún rival- se pasa ahora a una silueta muy afilada, lo que disimula su mayor tamaño. El frontal tiene una parrilla similar al Focus, con el que comparte gran parte de la mecánica y chasis, con afilados faros que dan paso a un capó de líneas bajas.

Como ya es tendencia, el Kuga pierde imagen ‘todo terreno’, y se ofrecen versiones con protecciones van pintadas y llantas grandes, con un estilo deportivo para los Kuga ST-Line y ST-Line X, que serán los más vendidos de la gama, por encima del ‘básico’ Titanium. La lujosa versión Vignale no está prevista por el momento en España.

En el interior el Kuga gana en espacio, en especial en las plazas traseras. Los asientos de esta zona se recorren para ofrecer un maletero, sin abatir los asientos, de entre 645 y 475 litros, que serán algo menos en el híbrido enchufable -entre 581 y 441 litros- debido a la batería. Como en el SUV Puma, el Kuga no tiene bandeja trasera, sino una tela unida al portón que facilita la carga de bultos pero que no tiene función insonorizante.

Amplia gama mecánica

Dejamos para el final lo que antes solía ser lo más importante: la gama de motores. En el Kuga destaca porque es amplia y sencilla. Sólo hay un modelo de gasolina, el 1.5 turbo con 120 o 150 CV, un motor de tres cilindros con un consumo contenido.

En diesel hay tres versiones, el 1.5 de 120 CV con caja manual o automática, el 2.0 de 190 CV con cambio automático y tracción total y uno con etiqueta ‘eco’: el 2.0 de 150 CV, con tracción delantera y cambio manual, que tiene sistema micro-híbrido.

La gama la culmina con el mencionado híbrido enchufable, automático, tracción delantera y con 225 CV, al que se sumará un Kuga totalmente híbrido en el mes de septiembre.

Los precios con descuentos van de los 25.750 a los 35.500, tarifas competitivas para un SUV fabricado en España que cuenta con convertirse en uno de los modelos más vendidos de su clase.

La gama está ya a la venta y, aunque los concesionarios están cerrados debido al estado de alarma, pero se puede configurar ‘on-line’ y se puede contactar con los concesionarios para solventar dudas o hacer pedidos.

Leave a Reply