Comienza la Semana Santa más atípica

La Semana Santa de este año no tendrá ni vacaciones ni procesiones. Será atípica en todos los sentidos, con más policía que nunca en la calle y el Ejército desplegado en los paseos marítimos de las localidades costeras para evitar paseos al sol o traslados a segundas residencias. El estado de alarma sigue plenamente activo y se ha llevado por delante incluso la devoción por la Semana Santa, que en entornos como el Marítimo de Valencia los fieles han aceptado que tendrán que celebrarla de puertas para dentro.

O de cara a una pantalla, en realidad. La Junta Mayor de la Semana Santa Marinera decidió a finales del pasado mes de marzo suspender todos los actos. Pero como se puede sacar a las cofradías de la calle pero no la calle de las cofradías, las hermandades del Cabanyal-Canyamelar y sus parroquias se han organizado para celebrar las festividades sin salir de casa. Por ejemplo, en Nuestra Señora de los Ángeles, en Nuestra Señora del Rosario y en Cristo Redentor-San Rafael Arcángel, párrocos y cofradías han repartido las estaciones del viacrucis para que las hermandades se graben y luego se junten todos los fragmentos en uno más grande que compartirán con todos los cofrades de las agrupaciones.

Los valencianos, entre quienes más cumplen con el confinamiento

Los valencianos se encuentran entre los ciudadanos españoles que más cumplen el confinamiento. Así lo ha desvelado un estudio de movilidad elaborado por Google que tiene fecha del pasado domingo y que mide el porcentaje de caída de la circulación de personas a distintos entornos como ocio, trabajo, supermercados, parques o estaciones de transporte público. La Comunitat se encuentra por encima de la media española en todos los apartados. Únicamente ha subido un 22% en la movilidad hacia los lugares de residencia.

Según los datos recopilados por el gigante tecnológico, la afluencia de los valencianos a cines o teatros ha caído un 95% respecto a la afluencia normal detectada en las cinco primeras semanas de este año. La reducción es muy destacada en el caso de viajes a comprar comida a los supermercados, dado que ha disminuido un 84% mientras que en el caso de la media es del 76%. A parques, estaciones de transporte público y lugares de trabajo también ha caído la afluencia por encima de la media española, pero en algunos casos como los viajes a puestos laborales apenas ha caído un 66%, demasiado poco teniendo en cuenta que se ha decretado el confinamiento total para todas las labores no esenciales.

Google ha recopilado estos datos que no sirven para fines sanitarios pero sí para hacerse una idea de cómo se mueven los españoles en pleno estado de alarma. Para conseguirlo, la empresa norteamericana ha revisado los datos de quienes han activado su localización en su cuenta de Google, por lo que los guarismos no dejan de ser una muestra. Sin embargo, la empresa asegura que los datos son fiables.

Como evidentemente no habrá traslado de imágenes, la junta ha pedido que los fieles engalanen sus balcones mientras que entidades como la asociación EOS ha propuesto toda una batería de actividades en internet o en las terrazas que incluirán el lanzamiento de loza y agua desde las mismas en la medianoche del sábado al domingo, como es habitual.

Las parroquias del barrio seguirán celebrando misa, tal como confirmaron, y compartirán los vídeos en las redes sociales. Algo parecido hará el Arzobispado, que emite las eucaristías importantes celebradas en la Catedral por YouTube, como la que dirá Antonio Cañizares el Domingo de Ramos por la mañana. El Real Colegio-Seminario de Corpus Christi El Patriarca de Valencia ofrecerá en su canal de Facebook las celebraciones litúrgicas más importantes de la Semana Santa 2020, ante la «imposibilidad de abrir la Iglesia de manera pública a los feligreses», según fuentes del templo valenciano.

Más vigilancia

Tampoco pueden irse a la playa. El Mando de Operaciones Especiales del Ejército ha destinado a Dénia y a Xàbia varios efectivos para colaborar con la Policía Local y la Policía Nacional y Guardia Civil en las labores de control de la limitación de movilidad establecida por el decreto de alarma. En Dénia, en coordinación con los agentes de polícia que están controlando los accesos a la ciudad, tres vehículos y seis militares patrullan las zonas de más afluencia de paso del casco urbano, próximas a supermercados, farmacias y centros de salud. Durante los próximos días mantendrán su presencia en Dénia.

En la Safor, los controles para evitar desplazamientos a la segunda residencia se iniciaron el jueves. En la mañana de ayer la Guardia Civil denunció a un grupo de ingleses que estaban estacionados con sus autocaravanas en el paraje de la Font Salada de Oliva. Los agentes les advirtieron que no podían estar allí pernoctando y recibieron la correspondiente sanción. El hecho de no entender ni hablar español no les libró de la multa.

Leave a Reply