Boris Johnson teme que el sol prolongue la epidemia

El Gobierno teme que dos días soleados y temperaturas de hasta dieciocho grados inciten a los británicos a salir a las calles y a los parques. «Por favor, por favor, no hagáis eso», pedía el maltrecho primer ministro, Boris Johnson, en el último vídeo que ha grabado desde su refugio de cuarentena en Downing Street.

Allí lleva más de una semana sin que se le vaya la fiebre y ha correspondido a ministros y asesores científicos reiterar el mensaje: el distanciamiento logrará que la parte más alta de la curva de infecciones llegue en la Semana Santa. Se permite salir a la calle para hacer ejercicio. El ministro Michael Gove aventuró que una hora caminando o media hora en bici es lo que la ley define como ejercicio «razonable».

Grandes parques ya han prohibido el acceso de vehículos. Los jardines visitables han cerrado sus puertas al público. Este fin de semana sería también muy provechoso para los invernaderos, pero tuvieron que cerrar también en marzo. Millones de plantas van a convertirse este año en abono sin ser plantadas.

Sutton, una de las mayores firmas de la venta de semillas, flores y todo lo que tiene que ver con la jardinería doméstica, puede seguir vendiendo, como otras empresas, a través de su portal. Pero es tal la demanda desde que cerraron los invernaderos que los clientes tienen que hacer cola para acceder al sitio de internet, como ocurre en los supermercados para respetar las distancias.

Informa Iñigo Gurruchaga. Corresponsal en Londres

Alemania

Alemania advierte del caos que el coronavirus puede conllevar

El ministro federal alemán de Cooperación y Desarrollo, Gerd Müller, ha advertido contra un estallido de violencia y nuevas olas de refugiados cuando la pandemia de coronavirus se extienda por África. «La situación es dramática ya que el virus alcanza ahora con dos meses de retraso a los países en desarrollo y emergentes», dijo Müller al rotativo Augsburger Allgemeinen. «Me preocupa que en estados frágiles se produzcan brotes de violencia e incluso guerras civiles», añadió y subrayó que los efectos económicos negativos de la epidemia golpean a África de lleno: «millones de personas en los países en desarrollo han perdido ya sus empleos y carecen de todo respaldo estatal o ingresos». El político socialcristiano advirtió de que «se están produciendo ya disturbios. Grupos terroristas practican más atentados con el fin de derribar gobiernos». La consecuencia será «caos hasta guerras civiles y olas de refugiados. Cosas que acabarán afectándonos», destacó el ministro alemán, que llamó a la comunidad internacional a evitar el colapso de determinados países.

Los 39.000 alemanes que forman parte del Servicio Federal de Voluntariado, una organización civil altruista que realiza labores sociales, van a ser movilizados en la lucha contra el coronavirus, según ha declarado la ministra federal de Familia, Franziska Giffey. Aquellos miembros de ese voluntariado que actualmente no pueden ejercer su labor por las restricciones dictadas por el gobierno «recibirán la oportunidad de cambiar sin burocracia y rápidamente sus misiones para ayudar donde más se necesita, en hospitales, residencias de ancianos o en el suministro de alimentos a necesitados», declaró la ministra al grupo de medios alemán Funke. Una plataforma online comenzará a funcionar este lunes para su coordinación. A los 39.000 voluntarios adultos hay que sumar otros 52.000 adolescentes y jóvenes que realizan el llamado año de voluntariado social, una práctica frecuente tras acabar el bachillerato y antes de empezar una carrera universitaria. La ministra señaló que 25.000 de ellos trabajan ya en hospitales, residencias de enfermos y ancianos y servicios de emergencia.

Lars Feld, jefe de los llamados Cinco Sabios, el grupo de expertos que asesora al gobierno alemán en cuestiones económicas, se ha mostrado en contra de la emisión de los llamados eurobonos para afrontar en la Eurozona las consecuencias de la epidemia de coronavirus. El economista apoya en el diario Rheinischen Post las reflexiones del ministro federal de Finanzas, Olaf Scholz, en ese sentido. «Una combinación de presupuestos de la UE, Banco Europeo de Inversiones y el paraguas de rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad debería bastar para apoyar financieramente a los países más afectados por el coronavirus», dijo Feld, que se declara absolutamente contrario a compartir la deuda de otros países.

El ministerio alemán de Exteriores calcula que unos 40.000 ciudadanos germanos se encuentran aún varados en el extranjero por la cancelación de sus vuelos y el cierre de fronteras y aeropuertos, la mayoría de ellos en países distantes como Perú, Sudáfrica y Nueva Zelanda. Berlín se esfuerza por lograr su repatriación con una operación de rescate que lleva funcionando ya dos semanas en cooperación con turoperadores germanos y las aerolíneas locales Lufthansa, Condor y Tui. El ministro germano de Exteriores, Heiko Maas, señaló que en ese tiempo se ha logrado repatriar a 194.000 alemanes desde los cinco continentes.

Informa Juan Carlos Barrena. Corresponsal en Berlín

Leave a Reply