BMW Z8, 20 aniversario

Se cumplen 20 años del lanzamiento del BMW Z8, un «roadster» exclusivo de la marca bávara. Bajo el nombre de Z07, se presentó como prototipo en el Salón de Tokio de 1997. Habría que esperar dos años hasta el Salón de Fráncfort para conocer el modelo de producción definitivo y se empezó a vender en el mercado europeo en la primavera del 2000.

Aparte de la imagen, el coche fue muy conocido gracias a James Bond, uno de los primeros propietarios, quien lo estrenó en la película ‘El mundo nunca es suficiente’. El Z8, biplaza de 4,4 metros de longitud y diseñado por Henrik Fisker, continuó con la tradición del legendario BMW 507 de 1956, caracterizado por un capó muy largo, una baja posición de conducción cerca del eje posterior y una línea de cintura baja.

Contaba, entonces, con el motor más potente de BMW. Un V8 atmosférico de 4,9 litros y 400 CV asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Su chasis disponía de numerosos elementos en aluminio, un reparto de pesos ideal del 50:50 y esa elevada potencia se transmitía sobre el eje posterior y se controlaba gracias al control de estabilidad y al autoblocante.

Un vehículo muy deportivo, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,7 segundos, y como era ya habitual, la velocidad máxima se limitaba a 250 km/h. Además, el BMW Z8 fue el primer coche europeo que ofrecería de serie los neumáticos Run Flat que permitían recorrer unos 140 kilómetros aunque la rueda sufriera un pinchazo.

Otra exclusividad que ofrecía BMW a los compradores era la posibilidad de ir a la misma fábrica de Múnich y presenciar las últimas fases del ensamblaje del coche. Y cuando se hacía entrega de las llaves, se acompañaba un libro realizado a mano con fotografías del proceso de producción de esa unidad en concreto.

El Z8 se comercializó durante tres años y se construyeron 5.703 unidades, todas fabricadas a mano.

Leave a Reply