Encarcelados ya tres hombres en la Comunitat por incumplir el estado de alarma

Tolerancia cero ante los incumplimientos de forma reiterada del estado de alarma y las agresiones que sufren los agentes. Los jueces han enviado ya a prisión a tres hombres, al menos, por protagonizar diferentes episodios de desobediencia, e incluso de resistencia a los agentes de la autoridad, ocurridos en los últimos días en la Comunitat Valenciana.

Entre los individuos multados, detenidos y encarcelados se encuentra un hombre uruguayo de 51 años, vecino de Oliva, que fue arrestado dos veces en pocos días por negarse a cumplir el confinamiento y merodear por la calle sin hacer caso a los guardias civiles que le reprendieron.

Tras ser condenado en un juicio rápido a cuatro meses de prisión, el individuo se libró de la cárcel porque carecía de antecedentes delictivos. El juez de Gandia que estaba de guardia le conmutó la pena por 20 días de trabajos en beneficio de la comunidad, pero le advirtió de que ingresaría en la cárcel si reincidía en el incumplimiento del estado de alarma.

Dos días después del fallo judicial, la gota colmó el vaso cuando la Guardia Civil lo sorprendió otra vez en la calle si ningún motivo que justificara su irresponsable acción. Tras ser detenido por desobediencia reiterada, el hombre pasó a disposición judicial el miércoles y fue encarcelado por orden de la magistrada del Juzgado de Instrucción número 3 de Gandia.

Otros dos individuos ingresaron en prisión por el «menosprecio absoluto» que mostraron hacia el estado de alarma y por tener antecedentes delictivos, según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil de Alicante. Los dos hombres se negaron a identificarse tras ser sorprendidos por una patrulla de la Guardia Civil cuando celebraban una fiesta con dos mujeres en una vivienda de Torrevieja. Uno de ellos propinó un puñetazo a uno de los agentes que acudieron al lugar tras las quejas de varios vecinos por el ruido.

Desde que el Gobierno decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo, las fuerzas de seguridad del Estado han detenido a 134 personas en la Comunitat Valenciana y han impuesto cerca de 16.000 denuncias, la mayoría por incumplir el confinamiento. Entre los arrestados hay muchos individuos que desobedecieron, insultaron o agredieron a los agentes; otros llevaban droga o fueron sorprendidos cuando robaban; y uno escupió a un policía en un control.

Para prevenir robos, estafas e incluso agresiones sexuales, la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia alertó ayer del peligro que entraña abrir la puerta a desconocidos o falsos sanitarios que conciertan citas en domicilios para realizar la prueba del coronavirus. Una vecina de un pueblo del interior de la provincia de Valencia recibió esta semana una llamada telefónica de uno de estos delincuentes.

Otras noticias de la crisis epidémica

Leave a Reply