El pregón de la Semana Santa Marinera de Valencia que pudo ser y no fue

En la jornada de hoy la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera tenía marcado en el calendario celebrar su pregón que anuncia la fiesta, pero tras la cancelación de los festejos por el obligado confinamiento para hacer frente al coronavirus, la solución que ha tomado la entidad que preside Pep Martorell es colgar en su página web el audio y el discurso del pregón que pudo ser y no fue.

En este caso, el pregonero era Rafael Company, director del MuViM, y ha prestado su voz para exponer el parlamento que tenía preparado. Una de las principales ideas que lanza es la invitación que en estos días de homenajes en los balcones a los sanitarios, los vecinos de los Poblados Marítimos aprovechen la ocasión para afirmarse visual y gráficamente como miembros de los barrios marineros. «Es muy fácil. Se trata de mantener la tradición de sacar las colchas y otras telas especiales a los balcones y ventanas«. Y es que los residentes en la fachada marítima de Valencia tienen por costumbre sacar las colchas del dote familiar realizadas en finas sedas con mil dibujos o adamascadas en granate y acompañadas de conjuntos florales en los balcones para recordar la Pasión y Resurrección del Señor.

Company, como amante del arte, propone que ahora más que nunca se saquen a los balcones esas señas de identidad, eso sí, «si hace falta poner las telas horizontalmente para garantizar que cada casa sea un mundo« -en referencia a guardar las medidas de distancia– y «así que esos cubres sean como una prolongación moral y también física de nuestro ser».

Afirma que si así se hace, «los barrios de la Semana Santa Marinera estarán mostrando como siempre un signo de tradicional identidad religiosa y/o cultural y, al mismo tiempo, cada tarde a las ocho estarán reconociendo el sacrificio de toda la gente que ahora puede llegar a jugarse la vida«.

El pregonero también ha pedido a los vecinos que hagan un pequeño ejercicio de sumergirse en su infancia para recordar la Semana Santa Marinera que han pasado con sus abuelos, padres y amigos.

También ha hecho mención a la pandemia del coronavirus, con la gente que está enfermando, muriendo o perdiendo temporalmente los trabajos «que podrían perder definitivamente» y ha ensalzado a los que hacen acciones solidarias desde el anonimato, al igual que ha señalado como reprochable las actitudes de los insolidarios que no cumplen con el confinamiento o no respetan las normas. Y ha añadido que en «esta Semana Santa tan diferente, todo eso no puede dejar de estar presente en nuestros cerebros y, en ese sentido, los aplausos en balcones y ventanas cada día son una afirmación como comunidad que tenemos que continuar manteniendo, también entre el Domingo de Ramos y el Lunes de Pascua«.

También asegura que se dirigirá a todos en un pregón cuando pueda realizarse en un futuro.

Leave a Reply