Cada mes de confinamiento restará dos puntos al PIB mundial

Actualmente una tercera parte de la población mundial está confinada en sus hogares por el riesgo de contagio del coronavirus. Estas medidas suponen una reducción de la actividad económica en todos los países, pero algunos sufrirán más que otros por su estructura, como España. Según los cálculos de la OCDE, la actividad productiva en España descenderá un 29%.

Será uno de los países más afectados «por la composición de su estructura productiva», aunque por delante estarán Grecia (con una caída del 34% de la producción) y Japón (-30%). El dato de España iguala al de México, Alemania y Suecia, según el informe presentado este viernes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. En el caso del Reino Unido, la caída de la actividad será del 26%, en Francia del 25% y en Estados Unidos también del 25%. En China el impacto será menor, con disminuciones del 19%.

Estas estimaciones en los efectos del confinamiento serán diferentes en casa país en función del peso relativo que tiene cada sector en su economía. Por ejemplo, la OCDE señala que los países donde el turismo tiene un peso importante, como España, la caída será mayor porque este sector podría sufrir desplomes e hasta el 70%.

A nivel global, estas medidas de confinamiento que la OCDE reconoce «inevitables», suponen recortar dos puntos porcentuales al PIB mundial por cada mes que se mantengan. Antes del estallido de la crisis sanitaria, la organización estimaba que la tasa de crecimiento global de 2020 sería del 2,9%. Por tanto, restar dos puntos por mes de confinamiento dejaría la tasa en negativo en solo dos meses.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, subrayó que «el alto coste de las medidas sanitarias que se imponen ahora son necesarias para impedir consecuencias mucho más trágicas y un impacto todavía peor en nuestras economías mañana». La posibilidad de que haya «millones de muertos» y un colapso de los sistemas sanitarios «nos diezmaría financieramente y como sociedad». Por eso, afirma que «ralentizar esta epidemia y salvar vidas humanas tiene que ser la primera prioridad de los gobiernos».

Leave a Reply