Vecinos de Puçol y Mislata cosen mascarillas desde sus casas

La solidaridad con los sectores más expuestos al coronavirus se extiende como la pólvora por los municipios de la comarca de l’Horta. En Mislata son cientos las personas que se han puesto en contacto con el Consistorio para ofrecerse a confeccionar mascarillas ante las dificultades de conseguir una en las farmacias. La iniciativa se coordina y organiza desde la administración local, que también se encargará de suministrar los materiales, y que ya ha hecho una llamamiento a todos vecinos que sepan coser.

El alcalde, Carlos Fernández Bielsa, se ha mostrado agradecido por la enorme generosidad de los ciudadanos. «Cada día nos llegan cientos de muestras de solidaridad para poder echar una mano en estos momentos tan difíciles para todos. Que la gente se ofrezca su tiempo de forma altruista y solidaria para coser estas es un ejemplo que demuestra que entre todos y todas, superaremos esta crisis. Nosotros somos la mejor vacuna», señala.

Los voluntarios recibirán un kit que contendrá el patrón para su confección, tela de algodón 100%, hilo de coser, goma elástica y tela de rizo transpirable, así como unas sencillas instrucciones de cómo deben disponerse los diferentes materiales. Para garantizar la higiene y la esterilidad de las mascarillas, el Consistorio desinfectará todas ellas una vez reciba las unidades confeccionadas.

Actrices y modelos famosas cosen mascarillas para Torrent y el Hospital General de Valencia

70 mujeres en Puçol

En Puçol, la iniciativa ya va viento en popa y un grupo de vecinas cosen sin descanso para poner su granito de arena en la lucha contra el coronavirus. Coordinadas por Amparo Ferrer, del área de Bienestar Social, se ha creado un primer grupo con 70 mujeres. «Hemos recibido muchas solicitudes y, de momento, hemos puesto en marcha un primer grupo de trabajo. Cuando haya más material iremos ampliando el grupo de colaboradores, si es necesario, pero lo primero ha sido organizarlo todo para empezar con las máximas condiciones de seguridad y que el trabajo sea útil», explica Ferrer.

Organizar implica contar con telas adecuadas, que han sido aportadas por empresas como Twin y multitud de vecinos de Puçol que han respondido a la llamada realizada desde las redes sociales municipales. Además, Casa Fernández y Ca Els 19 han donado hilos para poder coser las telas, Bienestar Social aporta las gomas, la tintorería Delianet se ocupa del desinfectado final y el empaquetado individual de los productos y, por último, Protección Civil se ocupa de recoger y entregar los pedidos, tanto de material para trabajar en casa como de los productos acabados para hacerlos llegar a sus destinatarios.

«El primer paso es preparar unas bolsas con los materiales básicos: tela, hilo y goma», explica José María Esteve, concejal de Bienestar Social que estos días trabaja solo en el edificio de la antigua estación de Renfe, las oficinas del área, donde prepara las bolsas con los materiales. «Protección Civil las recoge aquí, en nuestras oficinas, y las reparte a las personas que están inscritas en la primera lista; pasados un par de días van a esos domicilios a recoger las máscaras preparadas y las llevan a la tintorería, donde vuelven a desinfectarlas y empaquetarlas individualmente».

Funcionamiento

La maquinaria acaba de empezar y todavía están aprendiendo cómo lograr que todo funcione con más fluidez. Pero las que están en lista de colaboradores saben que irán recibiendo periódicamente materiales y ellas tendrán que confeccionar las máscaras siguiendo unas directrices precisas, eso sí, cada una va a su propio ritmo: no es una cadena de montaje, es un grupo de voluntarias.

Como explica Fina Cabrera, una de las colaboradoras, «partimos de una tela de 18 centímetros de ancha por 44 centímetros de larga, cosemos la goma, le damos la vuelta y la repuntamos. Una vez acabada la remesa, Protección Civil pasa a recogerlas y a traernos más material».

Las mascarillas ya se han empezado a repartir. Como es lógico, la prioridad es para los servicios que afectan a vecinos más expuestos, como las personas mayores, de ahí que entre los lugares previstos para enviar las primeras remesas estén el Servicio de Asistencia a Domicilio y la Residencia de la Tercera Edad, o también aquellos trabajadores que deben estar día a día en la calle, en contacto con los vecinos y realizando servicios básicos, como la Brigada Municipal, Protección Civil o Policía Local.

Leave a Reply