«Nos mandan a la batalla sin protección ni escudos»

Es un médico de baja laboral tras «contacto de alto riesgo» con un paciente contagiado por Covid-19. No le han hecho la prueba. No es aún uno del más de medio millar de sanitarios valencianos infectados por coronavirus. Pero está aislado, sometido a cuarentena y separado de su familia. Y en una carta pública que ha hecho llegar a algunos medios de comunicación, en la que no revela su identidad «por miedo a represalias», estalla contra la clase política y los directivos sanitarios: «Técnicos políticos, directores de gabinetes y demás altos cargos que, desde sus acomodadas trincheras, han elaborado protocolos sin tomar medidas para proteger a los profesionales sanitarios a la hora de enviarnos al campo de batalla sin munición ni escudos.

No han empatizado con nosotros como personas, que también tenemos familias, ilusiones, derechos y, desde luego, una altísima conciencia de nuestros deberes«.

Chequeo a los hospitales valencianos: Médicos sin mascarilla y petos con bolsas de basura

La sangría de sanitarios afectados por contagios llega ya según este médico al 15%. «Aumenta diariamente de manera exponencial». Y la razón de esta brutal pandemia entre los facultativos es clara: «La falta de medios de seguridad adecuados para desarrollar correctamente nuestro trabajo». Esa es para él la verdadera razón de los numerosos casos entre facultativos, no la proliferación de pacientes aquejados, sino «la mala gestión de políticos y directivos sanitarios».

Él sabe lo que es estar a diario en un hospital con bolsas de basura en lugar de equipos de protección o con mascarillas reutilizadas una y otra vez a pesar de ser de un sólo uso. «Me gustaría invitar a todos estos que desde arriba nos envían a la guerra a que nos acompañen a las zonas más calientes ataviados con los equipos de protección que ellos nos proponen… Como mi madre advierte, se nos está vendiendo la vida muy barata», es su reto.

El desafío para los médicos no es sólo recuperarse, salir de la cuarentena y el aislamiento y seguir luchando. Es, sobre todo, recuperarse. «Los daños psicológicos y las cicatrices nos van a dejar honda huella». Duda que a la clase política se le pueda volver a llenar la boca con «nuestra maravillosa sanidad pública y universal». Y subraya las severas secuelas que para sanitarios y sistema va a suponer esta pandemia: «Vamos a amanecer muy heridos, casi muertos».

El Covid-19 duplica las muertes en tres días y afecta ya a medio millar de sanitarios valencianos

La pandemia ha puesto a prueba el sistema, «y lo ha puesto en evidencia». Pero lo verdaderamente grave para este médico es que ha visto a los directivos sanitarios, «no han sabido, no han podido, no han estado preparados y ahora se han escondido».

El sanitario hace una enorme excepción en su demoledora carta: la población de a pie. La misma que cada día sale a las ocho de la tarde a los balcones para aplaudirles en ovaciones que cada día son más notables. «Ellos sí que están a nuestro lado, ellos sí que se mantienen unidos para valorarnos y apoyarnos y, solo por ellos, seguimos en la brecha, solo por ellos, saldremos de nuevo al ruedo». Y añade: «Y sobre todo porque todos y cada uno de los pacientes lo merecen».

Tampoco se olvida el facultativo de los mayores, ese otro sector de la población que está siendo especialmente diezmado por el coronavirus. «Nuestros padres, los más vulnerables», lamenta el médico. Y acaba con un sentido mensaje de admiración hacia la población de más edad: «dicen que ‘los Reyes Magos son los padres’; pues ya quisieran los Reyes Magos ser mis padres».

Leave a Reply