La patronal exige flexibilidad a Sánchez para hacer frente al pago de impuestos

El estado de alarma por la crisis sanitaria está haciendo mella en el sector industrial que vive con incertidumbre la situación en la que están inmersos por el coronavirus. Con comercios cerrados, no hay ventas y las empresas están entrando en una situación «muy complicada».

Así lo ha calificado el presidente de la Associació d’Empresaris de la Valldigna, Pepe Roselló, que ha pedido a las administraciones «flexibilidad» para poder afrontar el pago de impuestos en los próximos meses. El máximo representante de la entidad considera que el Gobierno debería conceder «créditos directos como en otros países y no abrir una línea de avales como han hecho en España».

«No pueden ahogar al que tiene que sacarnos de la crisis que es la empresa privada. No se pueden poner palos en las ruedas a quien genera riqueza», explica Roselló. El empresario considera que el Estado debería facilitar créditos a los ayuntamientos para que estos puedan a la vez dar facilidades a las industrias porque «en el mes de abril tenemos que abonar el IBI y para una empresa es una pago fortísimo y deberíamos tener alguna ayuda».

Al margen del Impuesto de Bienes Inmuebles también tendrán que abonar en las próximas semanas el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Un desembolso importante en un momento de merma de ingresos.

Además, desde la Associació d’Empresaris de la Valldigna también han hecho hincapié en la situación por la que atraviesan los autónomos que, en menos de una semana, tendrán que pagar la cuota del mes. «¿Y dónde está la caja para hacer frente a este pago si las ventas llevan paralizadas 10 días?», cuestiona Roselló.

El presidente de la asociación empresarial considera que el Estado debería aplazar este cargo a los autónomos por un periodo de un año y sin recargo. «Posponerlo para unos meses cuando la situación se normalice y tengan ingresos. Eso sería ayudar», puntualiza Roselló, quien cree que desde el Gobierno «están haciendo las cosas complicadas porque hace 15 días sabían que esto iba a suceder y no han puesto los medios necesarios para afrontar la situación».

«No pueden ahogar al que tiene que sacarnos de la crisis que es la empresa privada», afirma el presidente Pepe Roselló

En la Valldigna, la situación es diferente para las empresas agroalimentarias y las manufactureras, ha explicado el representante de la asociación. Los almacenes de cítricos tienen «mucho trabajo y están haciendo horas extra para que no falten productos en el lineal».

En cambio, las otras industrias están sufriendo más la crisis. «Se han cerrado fronteras, el servicio de transporte es menor, no entra materia prima y no puedes fabricar, y si lo haces, no puedes enviarlo. Si las tiendas están cerradas, no hay clientes que compren. Es una rueda», explica con resignación Roselló.

Leave a Reply