El Corte Inglés aplica el mayor ERTE de esta crisis con 26.000 afectados

Desde el pequeño comercio de barrio hasta la empresa más grande. La crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus ataca con virulencia a la mayor parte de sectores, sin entender de tamaños. El cierre de los negocios es prácticamente generalizado en este estado de alarma y ha provocado una lluvia de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Una de las últimas en acogerse a esta medida aprobada por el Gobierno la semana pasada es El Corte Inglés, que presentó ayer ante el Ministerio de Trabajo un expediente que afectará a 25.900 trabajadores –el mayor volumen para un ERTE desde el estallido del COVID-19–, según informó la compañía en un comunicado.

«El Corte Inglés adopta esta medida por causa de fuerza mayor y con el objetivo de mantener el empleo», puntualizó. Cuenta con el apoyo unánime de los sindicatos dijo la empresa. Se trata de una medida temporal que tendrá una duración de 14 días desde la publicación del decreto aprobado el 14 de marzo, en el que se declara el estado de alarma con motivo de la crisis sanitaria. Su ampliación vendrá determinada por el tiempo que dure esta situación.

El ERTE afecta, por tanto, a casi el 29% de la plantilla total del grupo, que asciende algo más de 90.000 empleados. En concreto, impactará en 22.000 trabajadores de los grandes almacenes, 2.000 empleados de la cadena de moda Sfera –con un centenar de tiendas– y 1.900 empleados de la agencia de Viajes El Corte Inglés, un sector, –el del turismo– de los más perjudicados por la crisis. En su mayoría son profesionales que trabajan en esos establecimientos a pie de calle, o en los centros comerciales del grupo.

La buena noticia es que la compañía se ha comprometido a complementar las aportaciones que realice el Estado hasta cubrir la totalidad del salario, por lo que estos trabajadores no tendrán un recorte en sus ingresos.

Tras decretarse el estado de alarma para frenar el coronavirus, el grupo se ha visto obligado a cerrar todos sus centros en España, dejando únicamente operativas sus áreas de alimentación y productos de primera necesidad. Esto supone tener operativos unos 300 establecimientos comerciales que incluyen todos los supermercados Supercor, los hipermercados Hipercor y las áreas de alimentación y gran consumo de los centros de El Corte Inglés.

Meliá, Codere y otros

Hasta la fecha, se trata de uno de los ERTE más grandes de los que se han tramitado, ya que es el que afecta a un mayor número de personas, casi 26.000. Otro que le sigue de cerca es del grupo de restauración Zena Alsea –que cuenta con marcas como Vips, Starbucks o Domino’s Pizza, entre otras–, que presentó un expediente temporal de empleo para toda su plantilla en España, que se compone de 22.000 trabajadores. Les siguen Seat y Burguer King, con ERTE para 14.800 y 14.000 trabajadores, respectivamente.

Ayer también anunciaron regulaciones similares otras compañías. La cadena de hoteles Meliá lo hizo para sus 8.382 empleados –el grupo les asegura el 50% de su salario bruto– ante el cierre forzoso de este tipo de establecimientos, salvo las excepciones fijadas por el Gobierno. El grupo de juego Codere ha hecho lo mismo para 1.071, el 69% de su plantilla en España, y Naturhouse para el 80% de sus 600 trabajadores.

Leave a Reply