Confinados, no atocinados

No estamos bobos aunque nos traten como si lo fuéramos. Lo normal es haber perdido la cuenta del tiempo que permanecemos confinados y no saber ni qué día es hoy. Circunstancias que no nos impiden mantener nuestra capacidad de percibir la realidad: es más probable que nos maten nuestros políticos antes que el propio coronavirus. Empecemos por las múltiples comparecencias del presidente del Gobierno (casualmente en el ‘prime-time’ de los telediarios) con una batería de preguntas sin periodistas que se supone han enviado vía telemática. Oséase, preguntas escogidas, dirigidas y preparadas al gusto de quien las dicta. Es una indecencia que el gobierno anuncie que ha llegado a los hospitales el material necesario para los sanitarios, mientras el personal médico denuncia lo contrario. Somos oficialmente el país con más profesionales de la sanidad contagiados por falta de material, y no por irse de viaje o casuísticas varias.

Este es un gobierno sumido en una crisis muy grande pero que cuenta con el respaldo y la obediencia de toda una población. Nos hemos comprometido con el cierre de los comercios quedándonos encerrados en casa, tal y como nos han indicado. Y ustedes ¿qué saben hacer? Por ahora vemos que son rápidos en desbloquear la concesión de indultos durante el estado de alarma. Es decir que, en el caso de que hubiera formalmente una petición de indulto, ¿qué se yo? por ejemplo, a los presos independentistas catalanes, podría prosperar mientras mueren miles de españoles.

Mienten repetidamente hasta convertir una mentira en algo creíble. La realidad es que no hay mascarillas, ni material de protección para los sanitarios y los abuelitos mueren solos en las residencias sin que nadie pueda tan siquiera ir a recoger sus restos mortales. Dios los tenga en su gloria. Seguro que Sánchez, la esposa de Sánchez o la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, no acabarán sus días de esa manera, ya se cuidan al ‘alojarse’ en los mejores hospitales privados pese a que se les llena la boca cuando hablan de la sanidad pública.

Nos quieren mantener confinados y atocinados, pero esto último no lo van a conseguir. Son los españoles y sus empresas los que están sacando adelante esta situación con sus iniciativas, sus donaciones y con el espectacular trabajo de todos los que están en primera línea de fuego. Hay muchas sombras y espero que salgan a la luz todas ellas. Es deber de todos los españoles pasar la gestión de los que ahora nos gobiernan, por el mismo rasero que se le aplicó al gobierno de Rajoy.

Leave a Reply