Científicos italianos investigan por qué el coronavirus apenas infecta a la raza negra

A Francesco Castelli, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Brescia, no le salen las cuentas. Desde que la pandemia del coronavirus empezó a sacudir esta provincia situada en la región norteña de Lombardía, la zona más golpeada por la enfermedad, no paran de llegar personas infectadas por el Covid-19 al hospital, pero no ocurre los mismo con los inmigrantes subsaharianos que viven en esta industriosa zona. Son alrededor del 12% de los cerca de 160.000 residentes extranjeros de la provincia de Brescia, pero apenas hay casos de coronavirus entre la población de raza negra.

«Vimos que teníamos muy pocos enfermos inmigrantes y casi ninguno de origen subsahariano. Primero pensamos que podía ser porque tienen una media de edad más joven que el resto de la población, pero esto no explica del todo las cifras tan bajas. Tampoco que tuvieran una menor propensión a ir al médico por cuestión cultural», cuenta Castelli a este diario. «Nuestra hipótesis es que haya características genéticas que hagan a algunas etnias más resistentes a la infección de este virus». El experto realiza una investigación científica que, según cuenta, todavía está en un estadio «muy preliminar» y que utiliza tanto los datos del sistema sanitario como los de los registros del Ayuntamiento para conocer el país de origen de los ciudadanos, pues los documentos oficiales no registran la raza.

«En Lombardía hemos hablado varios colegas epidemiólogos y todos tenemos la misma impresión de que el coronavirus apenas está afectando a la población negra, pero todavía es pronto para saber si hay alguna característica genética que explique este hecho. De momento hemos observado esta situación en los hospitales, pero debemos seguir investigando», advierte Castelli. Este médico, que cuenta con experiencia de trabajo en América Latina, asegura que si se confirmara científicamente que entre las personas de raza negra el Covid-19 actúa con menor agresividad, no se trataría de una novedad extraordinaria, pues ya se sabe que las enfermedades infecciosas pueden comportarse de manera distinta cuando pasan de una población a otra con características étnicas diversas.

La profesora Maria Rita Gismondo, directora del departamento de microbiología clínica, virología y bioemergencias del hospital Sacco de Milán, centro de referencia en la lucha contra el coronavirus en Italia, confirma que hay «una casi total ausencia de personas de origen subsahariano en los hospitales de Lombardía por infección de Covid-19». Una vez constado este hecho, Gismondo espera que la investigación científica permita saber si hay alguna resistencia natural entre la mayor parte de la población de raza negra a este patógeno o se ha producido una inmunidad cruzada debido a alguna infección anterior. «Inmigrantes latinoamericanos sí que hay algunos infectados, pero parece que están casi excluidos los de origen subsahariano», confirma la experta.

Italia dedicará 25.000 millones de euros adicionales contra el coronavirus

Terreno de pruebas

Lombardía es el primer territorio en el que el Covid-19 ha entrado en amplio contacto con población de raza negra tras surgir en la ciudad china de Wuhan, por lo que se ha convertido en el terreno de pruebas para saber cómo se comporta el virus con otras etnias además de la asiática y la blanca. «Esto no significa que África esté salvada del coronavirus», aclara Gismondo. «Tenemos que ver cuál es la característica que determina la situación que estamos observando en Lombardía. Y sabemos que en África hay casos, pero no está claro si son pocos porque es posible que apenas se diagnostiquen. Necesitamos más investigación y documentación». En la propia Italia ya se ha producido al menos una muerte por coronavirus de un paciente de raza negra. Se trata de un camerunés de 30 años que, al parecer, tenía patologías previas.

Incidencia de la polución

Otra línea de investigación abierta en el país con más muertos por Covid-19 es la relación entre la pandemia y el nivel de contaminación, particularmente alto en Bérgamo y Brescia, las dos provincias con más infectados. «Sabemos que en las zonas con mucha polución atmosférica hay más infecciones pulmonares. Es posible que los bronquios de las personas que hayan pasado por esas situaciones sean más vulnerables ahora al Covid-19», asegura Gismondo.

Vuelve a subir la cifra de nuevos contagios

La curva de la pandemia del coronavirus en Italia no termina de bajar. Después de cuatro días de reducción en la cifra de nuevos contagiados, ayer volvió de nuevo a subir, por lo que son ya 80.500 los infectados, de los que se han curado 10.300 y más de 8.200 han fallecido. Entre los muertos hay ya 41 médicos. Attilio Fontana, el presidente regional de Lombardía, la zona más afectada, reconoció que los datos suponían una jarra de agua fría, pues en este territorio se contabilizaron 2.500 nuevos infectados. «Estoy preocupado. Los números por desgracia no son muy buenos. Los contagiados han aumentado demasiado respecto a la línea de los días pasados».

No obstante, según la Protección Civil, la curva de contagios estaría ralentizándose y el cambio de tendencia definitivo podría llegar en los próximos días. Italia, en cualquier caso, está ya a punto de superar en número de personas infectadas a China, el país en el que surgió la enfermedad pero donde ya está controlada. La pandemia podría provocar daños en el comercio por valor de 52.000 millones de euros, según una estimación de la patronal Confcommercio publicada ayer.

Leave a Reply