Los jueces de Valencia mantienen las visitas de los progenitores a sus hijos y las custodias compartidas

Los jueces de Familia de Valencia se reunieron ayer para unificar criterios acerca del régimen de visitas de los progenitores con sus hijos y la custodia compartida ante la incertidumbre de las familias. El acuerdo llega después de que numerosos compañeros de otras localidades hayan seguido el mismo camino -unificar los criterios ante el estado de alarma- aunque con diferentes resultados. En la capital del Túria se han optado por algunos de los criterios más empleados hasta la fecha. Los magistrados han decidido mantener tanto las visitas y comunicaciones familiares como la custodia compartida. Únicamente en el primero de los supuestos han optado por suspender las comunicaciones intersemanales sin pernocta. Por ejemplo, un par de horas la tarde del miércoles. Consideran que de esta forma se limita el riesgo de contagio en esta alerta sanitaria. Las conclusiones de los jueces subrayan que los encuentros presenciales con el progenitor con el que no conviven de forma ordinaria deben seguirse porque en una situación como la actual, los menores «necesitan el afecto y el apego de ambos padres».

Todo lo anterior independientemente de lo que acuerden los padres de manera cordial. Para las disputas que puedan surgir, los especialistas de Familia recuerdan que en la situación de excepcionalidad actual sólo pueden resolver aquellos asuntos que encajen en el artículo 158 del Código Cívil, es decir, aquellos que supongan un peligro o riesgo para el menor. En este sentido, avisan a los letrados de que un confinamiento del menor con el padre/madre y la imposibilidad de que se cumpliera lo acordado no encaja en ese peligro del citado artículo.

En Castellón, por ejemplo, se acordó mantener la custodia compartida, aunque se recomendó suspender las visitas semanales especialmente si estas son de corta duración. De igual modo, desaconsejaron la estancia con los abuelos. Los magistrados instan la adopción de otros medios para mantener el contacto, como llamadas telefónicas o aplicaciones de internet. «El interés superior del menor abarca, en esta situación de crisis excepcional, tanto el derecho del niño a relacionarse con sus progenitores como su derecho a la salud e integridad física. En caso de colisión entre ambos derechos, deberá prevalecer éste último», recordaron. Los jueces de Alicante llegaron a similares conclusiones. Mantienen las custodias compartidas, pero suspenden los regímenes de visitas. Consideraban que el decreto del estado de alarma no incluye los desplazamientos para ver a un menor en este tipo de situaciones. Además, subrayan que esos traslados suponen un grave riesgo para la salud de la población en general, pero también para el de los propios menores.

Leave a Reply