Una reflexión para saber qué perfiles se nombran en un futuro

valencia. A la hora de afrontar una emergencia como la que ha provocado la crisis del coronavirus, las administraciones se topan de bruces con la legislación en materia de contratación que dificulta o restringe, en buena medida, la aplicación de medidas con la celeridad que la situación requiere. «Nuestro límite es la ley, Una crisis no implica hacer cosas ilegales», aseguran desde el Consell, conscientes de que las trabas administrativas son un hándicap, pero sirven para garantizar que todo se hace correctamente. Sin embargo, otro de los principales problemas con los que se está encontrando el Gobierno valenciano es con la falta de experiencia de muchos de los cargos situados en puestos de responsabilidad para gestionar una situación tan compleja. No sólo por lo novedoso y amplio que es el problema, sino por la poca experiencia administrativa y gestora de numerosos altos cargos. «Anunciar cosas es sencillo, pero cómo encajarlas en el procedimiento administrativo es toda una odisea», reconocen desde una de las consellerias más importantes en esta crisis. Y es que en situaciones complicadas es cuando afloran los mayores problemas y, una gran mayoría de nombramientos no tienen experiencia en gestión o ni siquiera son del ramo para el que han sido nombrados, más allá de tener carné de partido. «Hay altos cargos que no están a la altura. Esto nos debe servir para hacer una reflexión de a quién se nombra en el futuro», asegura un cargo, que destaca que la capacidad siempre debería ser el factor principal por encima de siglas y militancia.

Leave a Reply