Un nuevo concepto de Joyería en Valencia

El elegido, el que alcanza un sueño, ese el significado de la palabra hebrea «barack». Y Barack by zelma es el nombre de esta Joyería situada en pleno centro de Valencia, en la calle Poeta Querol 12 y en El Corte Inglés Avenida de Francia, y que define exactamente el concepto proveniente del hebreo, el alcanzar un sueño, el de ser el elegido.

El alma mater de la misma, Carmen Valero, aporta aparte de su pasión por el mundo de las joyas, una trayectoria de más de 25 años en el sector. Como ella nos comenta:

«No se puede liderar un sector sin aportar valor nuevo» afirma Carmen cuando explica con ilusión el alma de su proyecto. «No queremos decir lo que ya dijeron otros en joyería, no vamos a repetir lo que ya se ha hecho durante años». Barack representa al fin un modelo de joyería que deja de ser elitista y que pasa a estar al alcance de todo el mundo. «Queremos poner nuestras joyas al servicio de las mujeres y los hombres de a pie, de las personas que trabajamos y tenemos mil ocupaciones a lo largo del día, pero que a pesar de ello no queremos renunciar a identificarnos con un toque de elegancia y distinción. Y todo eso lo conseguimos, por supuesto, sin perder ni un ápice de calidad y excelencia en lo que ofrecemos».

Carmen Valero es el alma mater de Barack. «Realmente veo a Barack como un camino a través del cual las personas van a poder alcanzar sus ilusiones, como sentirse elegantes en el día a día, regalar un diseño personalizado a la persona que aman, sellar con la joya adecuada un momento especial para el resto de sus vidas. Esa sería nuestra mayor satisfacción». Y es que, precisamente, Barack ofrece la posibilidad de que cada joya esté individualizada para cada persona gracias a su modalidad de joyas combinables. «No creemos en los diseños cerrados, por la sencilla razón de que no hay dos personalidades iguales ni hay dos gustos repetidos. Queremos que cada cliente sea el diseñador final de su producto. Solo así estaremos ofreciendo algo 100% exclusivo para él».

Asegura que una de las claves de Barack es tratar la joyería no como un mero elemento decorativo sino como un objeto de arte en sí mismo. «La Crisoprasa, el Berilo o la Aventurina son piedras preciosas, artísticamente preciosas. Por tanto tenemos que tratarlas como tales«. Su realización es siempre engastada en oro y plata, y sus combinaciones encuentran encaje entre las propuestas más vigentes de la moda: looks urbanos o vanguardistas, vintage, retros, casual, glamorous, streetwear, prêt-à-porter o de alta costura. En definitiva, en Barack se encuentran joyas para el amplio abanico de situaciones que se nos presentan en el día a día, desde el ámbito familiar al de fiesta, pasando por el laboral, ejecutivo o de eventos afterwork.

«Calidad en el servicio y pasión por lo que se hace, no puedo decirte más», afirma entre risas Carmen cuando le preguntamos por la fórmula secreta del éxito en su trayectoria profesional. «Mi padre me enseñó desde pequeñita que había que trabajar duro y no rendirse nunca, y que solo así se alcanzan las metas en la vida. Y eso he intentado hacer siempre«. Y parece que esta receta familiar le dio resultado, porque con más de veinticinco años de experiencia, Valero es sin ninguna duda una de las mujeres de referencia nacional en el mundo de la joyería y del ámbito empresarial. »Cada vez más, las mujeres se tienen que sentir seguras de sí mismas para abrirse camino en un mundo que, en muchos ámbitos, sigue siendo eminentemente masculino. Una mujer preparada y decidida, casual y elegante, realista y soñadora, generosa, optimista, valiente, debe mirar de tú a tú a cualquier hombre sin ningún tipo de complejos. Y desde Barack creemos firmemente que queremos aportar valor en este sentido«. A Carmen le brillan los ojos de la emoción al pronunciar estas palabras, quizás recordando su historia personal, en un momento en que su carrera sigue en ascenso y todo parece indicar que con una fuerza imparable.

Barack joyería late con fuerza en el corazón de Valencia. Y desde allí lanza su brillo al mundo con una presencia poderosa en las redes. Sus perfiles en web o instagram son todo un festival de Aguamarinas, Amatistas, Zafiros y Piedras Luna. «¿Nuestro objetivo en redes? Marcar los trendings en moda y joyería». Lo tiene clarísimo, el mundo virtual le confiere a la marca una proyección internacional y la hace accesible a personas desde cualquier parte del planeta. Sus post son inspiradores, sus creaciones, amazing. No dejéis de seguirlos.

Leave a Reply