Multas en todos los controles y al dueño de una cafetería que seguía abierta

La Policía Local de Alicante pidió ayer a los ciudadanos que extremen las medidas para hacer frente al coronavirus y no salgan de sus casas durante esta semana «que es decisiva para frenar los contagios». Los agentes mantienen el servicio especial durante el estado de alarma patrullando las calles y poniendo multas a todo aquel que no tiene una causa justificada para no estar e n casa.

«La policía recuerda que cada vez que salimos a la calle estamos poniendo en riesgo a nosotros y a los demás, porque podemos portar el virus y contagiar a las personas con las que entremos en contacto», manifestaron. Por ello, este cuerpo policial hace de nuevo un llamamiento para superar esta crisis y salvar vidas, y solicita que todos permanezcan en sus casas para evitar la propagación del virus, ante «la negligencia de unos pocos que deciden incumplir el deber de confinarse en sus viviendas».

La Policía Local de Alicante continuó ayer con los dispositivos fijos y móviles, con controles de vehículos en los accesos a la ciudad. En concreto, en el desplegado en la avenida de Elche fueron sancionadas a diez personas; en otro control en Santa Faz, ocho denuncias; el mismo número de multas que en Maisonnave.

Ayer también fue cerradas, con las pertinentes sanciones a los propietarios, una cafetería que estaba abierta en la calle García Andreu y una panadería en la calle Pelayo. También actuaron en El Cabo de las Huertas donde se encontraban varios vecinos con perros sueltos en la zona montañosa abusando del tiempo para pasear a las mascotas.

Leave a Reply