La pandemia se cobra 514 nuevos fallecidos y roza los 40.000 contagiados en España

Las últimas cifras oficiales parecen alejar a España del ansiado pico de la pandemia, aunque en Sanidad se muestran convencidos de que esta misma semana se verán los efectos positivos de las medidas de confinamiento. La expansión del coronavirus, al menos hoy, no da signos de desaceleración. La inercia alcanzada durante las últimas semanas sigue ofreciendo datos trágicos. Solo en las últimas 24 horas la pandemia se ha cobrado 514 nuevas víctimas mortales y 6.584 nuevos contagiados. Desde el inicio de la actual crisis sanitaria, el COVID-19 ya ha acabado con la vida de 2.696 personas y ha infectado a casi 40.000 ciudadanos en todo el territorio nacional, exactamente a 39.673. Y desde el Gobierno ya avisan de que la presión máxima sobre las UCIs vendrá después de alcanzar la cima infectiva.

Tras unos datos esperanzadores el domingo y el lunes, este martes las estadísticas han sido un jarro de agua fría: los números absolutos siguen aumentando pero también el ritmo de expansión de la enfermedad. La pandemia se acerca ya a los 40.000 contagiados (entre ellos 5.400 profesionales sanitarios) y lo hace con un crecimiento de infectados en las últimas 24 horas del 19%, muy superior al 14% de los últimos días. Crece el número absoluto de casos, lo cual era esperable en el momento actual de la epidemia, pero el problema es que en las últimas horas, a diferencia de lo ocurrido durante el fin de semana, , lo cual parece alejar la llegada del pico infectivo.

Directo | Así avanza la lucha contra el coronavirus

No son tampoco buenos los datos de mortalidad. Nunca antes desde que se iniciara la actual crisis sanitaria España había superado el medio millar de fallecidos en una sola jornada como ha ocurrido hoy. El ritmo de letalidad del COVID-19 supera los 21 muertos a la hora en el país. Se trata de un aumento interdiario de un 23%, un porcentaje que, no obstante, no es récord, porque el crecimiento de los fallecidos ha sido exponencial en los últimos días, llegado incluso a aumentos de decesos de más de un 32% en 24 horas.

El crecimiento de ingresos en las UCIs sigue siendo importante, pero, a diferencia de los contagios y fallecidos, sí que parece más contendido. Hay ya 2.636 enfermos en estas unidades, 281 personas más que el lunes. Sin embargo, supone un crecimiento de 11%, muy inferior al 30% de los últimos días. Algunas UCIs, sobre todo en comunidades de Madrid siguen al límite, pero la ratio nacional de ocupación no es del todo mala: solo uno de cada doce de los 33.243 casos activos están en situación grave y atendidos en cuidados intensivos.

Tampoco el ritmo de altas es especialmente halagüeño. El número de pacientes curados ha alcanzado hoy los 3.794, tras declararse sanados en las últimas horas un total de 439 personas. Es un ritmo de aumento de un 13% muy inferior al del aumento de los contagios (19%) y muy inferior a otros días en los que superó el 20% en el ritmo de crecimiento de las altas.

«Queda muy poquito»

El director de Emergencias de Sanidad, Fernando Simón, a pesar de la avalancha de cifras negativas de este martes, se ha mostrado relativamente optimista. «España puso en marcha hace diez días unas medidas muy restrictivas y la visibilidad de esas medidas se va a observar en los próximos días. No sé si verán mañana o el viernes. Pero queda muy poquito», ha vaticinado el máximo responsable de la administración central en la lucha contra el virus, quien no obstante ha destacado que España se encuentra probablemente en la «semana más dura» de la pandemia.

Simón, que se ha mostrado convencido que el confinamiento ha logrado «reducir enormemente los contactos», ha apuntado que es posible que el repunte de nuevos positivos detectados en las últimas horas tenga su origen realmente en el «retraso en las notificaciones» por parte de las comunidades. Esto es: las autonomías han volcado en las últimas horas casos antiguos del fin de semana, lo que explicaría la aparente contención de los nuevos contagios desde el sábado y el repunte de hoy.

Sea como fuere, Fernando Simón ha destacado que los epidemiólogos sí que creen que los «incrementos son menores en general de la semana anterior» y que la «curva sí que ha tenido un cambio en la tendencia en la última semana».

El jefe de Emergencia ha hecho hincapié en que las estadísticas de hoy muestran la situación epidemiológica de hace «siete o diez días», debido al retraso de diagnósticos y notificaciones de casos, por lo que –ha insistido- es probable que en breve inicie la caída de los contagios. No va a así –ha advertido- con el número de fallecidos, hospitalizados y personas que ingresan en UCI, cuyo descenso, tanto en términos absolutos como porcentuales, debería tardar unos días más.

«La presión de sobre las UCI y los hospitalizados va a seguir más allá del pico», ha avisado el responsable de Sanidad. «Esta presión va a afectar probablemente todo el territorio español, aunque ahora se concentre en algunas comunidades», ha reiterado Simón, avisando de que lo peor en los hospitales no llegará, ni siquiera, esta semana.

Por comunidades autónomas, Madrid sigue siendo el principal foco en España, con 12.352 positivos confirmados, 1.535 fallecidos, 1.050 en UCI y 2.291 curados. Cataluña continúa con la escalada de casos y ya alcanza los 7.864, con 282 muertes, 551 pacientes en cuidados intensivos y 728 dados de alta. País Vasco es la tercera autonomía en número de casos: 2.728 diagnosticados, 133 muertes, 106 en UCI y 344 curados.

Leave a Reply