El Valencia, sin Europa; y el Levante, salvado

El Valencia, séptimo clasificado y por lo tanto fuera de cualquiera de las dos competiciones europeas (salvo que la Real Sociedad ganase la Copa del Rey y al ser cuarta, el séptimo entrase en Europa League), y el Levante fuera del descenso como decimotercer clasificado. Eso es lo único cierto que a día de hoy hay. El cuándo se reanudará la competición para finiquitar las once jornadas que restan por disputar es algo que ni se sabía con certeza cuando se decidió parar la Liga dos jornadas, –pese a las conjeturas de fechas de Javier Tebas–, ni se sabe mucho menos ahora, después de que este lunes tanto la Liga como la Federación Española se pusieran de acuerdo –es raro dada la pelea que tienen entre ambas instituciones– para decidir la suspensión de todas las competiciones de carácter profesional «hasta que las autoridades consideren que se pueden reanudar» y su vuelta «no suponga ningún riesgo para la salud». Así está el panorama que deja muchas dudas y que ensombrece no sólo las planificaciones deportivas de entrenadores y jugadores, sino que convulsiona las proyecciones económicas de los clubes y tumba las planificaciones. La del Valencia, por poner un ejemplo, con más fuerza si cabe dada las necesidades que cada año tiene Lim de vender para soportar el desfase económico y que ahora, además, se aumenta por no saber qué plantilla diseñar para la próxima temporada.

Ayer mismo, tanto la directora financiera del Valencia, Inma Ibáñez, como el presidente levantinista, Quico Catalán, estuvieron conectados por videoconferencia con los responsables de la patronal para decidir y ser informados del acuerdo. En realidad, los clubes han estado desde hace días en permanente contacto con los abogados de la Liga tratando posibles escenarios.

De momento, tanto Valencia como Levante ya han dejado claro a sus propios empleados que no tienen en mente la aplicación de ningún ERTE. La medida no sólo afecta a los trabajadores de la propia estructura, sino también a la parcela deportiva. Las futbolistas del Valencia Femenino, por ejemplo, recibieron con agrado este mensaje tranquilizador. Aún así, la comisión delegada de la Liga trató en su reunión de ayer esta cuestión de los ERTEs y desde la patronal se ha dicho que asesorará y apoyará cualquier medida que en este sentido quieran tomar los clubes.

Aunque se hace difícil imaginar que entidades como el Valencia, por ejemplo, con 180 millones de euros de presupuesto lleguen a tomar en algún momento dado esta medida, lo cierto es que en Bélgica tanto el Anderlecht como el Standard de Lieja sí se han visto afectados. Por eso se entiende que la Asociación de Futbolistas Españoles haya recibido miles de consultas sobre la puesta en marcha de ERTEs en lo que se refiere a clubes de categorías inferiores y femeninos.

Son varias las dificultades que se presentan en este escenario tan cargado de incertidumbre. Económicamente hablando, habrá que ver el perjuicio que ocasiona a los clubes. Encajar las once jornadas que restan en tan pocas semanas es la única posibilidad que tiene el Valencia, por ejemplo, para evitar un descalabro importante. La Liga ha llegado a cifrar en cerca de 700 millones de euros las pérdidas que se generarían si no se terminase la competición. El golpe sería impactante para todos y los jugadores tendrían difícil no verse afectados. De momento, en Italia ya se ha pronunciado el colectivo de futbolistas. Lo ha hecho precisamente su presidente, el exlevantinista Damiano Tommasi, aunque para decir que es «prematuro hablar de reducir sueldos. Hablaremos de eso cuando sea el momento».

El Valencia está condenado todos los veranos a vender futbolistas para equilibrar sus presupuestos pero con el vaivén que supone todo esto, meterse en Champions o incluso coger plaza para la Europa League se hace ahora tan necesario como cuesta arriba. «Será difícil volver a jugar», decía ayer mismo Papu Gómez, jugador del Atalanta.

No queda otra que seguir preparándose en casa para no se sabe cuándo. Rodrigo aprovecha para raparse el pelo (aceptando el reto de Ferran y Maxi) y el lesionado Ezequiel Garay para mostrar su agradecimiento por la atención que recibe por parte de los recuperadores del club .

Leave a Reply