El remate de la falla municipal, trasladado a la Marina a la espera de las Fallas en julio

La cabeza de la falla municipal, el icono de la mujer que medita y que se ha convertido durante la alerta del coronavirus en un icono tras cubrirle el rostro con una mascarilla, ya se ha retirado de la plaza del Ayuntamiento. En la jornada de este lunes, desde las 8 horas, los artistas José Ramón Espuig y Manolo Martín, trabajaron bajo la fina lluvia con su equipo para desmontar la pieza con el fin de llevarla a resguardo. Era la única falla que quedaba ya en la calle y se ha depositado en la sede de la antigua base de Alinghi, la actual ‘La Base’ de la Marina, donde descansará junto al resto de fallas de gran volumen hasta que se celebren las Fallas de 2020.

La falla municipal arde envuelta en secretismo

Espuig y Martín explicaron que han desmontado «la pieza en tres partes: el rostro, el pelo de la coleta y los hombros y torso. Entre las tres partes suman 3.000 kilos». Como indicó Espuig, «en su momento habrá que reponer parte de la pintura del rostro porque con la lluvia ha habido algunos daños, pero es fácil de solucionar».

Los artistas abren la puerta a rehacer la falla municipal si el Ayuntamiento la paga

Leave a Reply