China vuelve a registrar contagios locales por el coronavirus

No había registrado ni un contagio local por coronavirus en cinco días, pero China ayer sumó cuatro nuevos. Solo uno de ellos se dio en la provincia de Hubei, epicentro de la pandemia, pero se rompe así una racha que ha llevado la esperanza al gigante asiático. Según la Comisión Nacional de Sanidad, se detectaron también 35 nuevos casos sospechosos y el número de fallecidos aumentó en siete personas, todas ellas en Hubei. Esa cifra trágica continuará subiendo porque, de las 4.200 personas aún hospitalizadas 336 se encuentran en estado crítico.

En cualquier caso, las Autoridades están más preocupadas por las infecciones que llegan del extranjero, y que ayer fueron nada menos que 74. «Actualmente, la propagación a nivel doméstico del coronavirus está prácticamente erradicada, pero aún persiste el riesgo de casos esporádicos y de brotes regionales», ha apuntado el comité que combate al SARS-CoV-2 y que está liderado por el primer ministro Li Keqiang. A pesar del peligro, el gobierno chino continuará propiciando la vuelta a la normalidad para proteger la economía.

Así, el personal médico que se desplazó hasta Hubei como refuerzo durante el pico de la epidemia ha comenzado ya a regresar a sus lugares de origen y, ayer, la viceprimera ministra Sun Chunlan urgió a los centros médicos de las zonas más afectadas a que normalicen los cuidados de los pacientes que, por culpa del coronavirus, no han sido tratados apropiadamente de otras dolencias. Y subrayó que de la crisis hay que aprender a impulsar nuevas tecnologías como la telemedicina.

Por su parte, la agencia de noticias oficial Xinhua ha avanzado que el 8 de abril se eliminará la prohibición de viajar a otras localidades que aún pesa sobre la ciudad de Wuhan, donde el transporte público ya está siendo preparado para reanudar el servicio. Eso sí, los usuarios tendrán que escanear códigos QR específicos para que quede registrada su identidad en todos los trayectos que hagan, de forma que, si se identifica algún nuevo contagio, sea fácil identificar y localizar a todos los que hayan estado en contacto con él. Aunque la mayoría de la población aprueba el uso de estos sistemas, algunos temen por su privacidad y creen que la epidemia puede servir de excusa para incrementar el control sobre la población que el gobierno ejerce a través de las nuevas tecnologías.

Leave a Reply