Alemania recibe a pacientes en estado grave desde Italia

Alemania ha comenzado a recibir pacientes en estado grave infectados con coronavirus procedentes de Italia. Un avión especial de la fuerza aérea italiana aterrizó esta madrugada en el aeropuerto de Leipzig-Halle, en el estado federado germano oriental de Sajonia, con ocho pacientes a bordo que fueron repartidos inmediatamente por varios hospitales de la región. El primer ministro de Sajonia, el cristianodemócrata Michael Kretschmer, había anunciado el lunes la recepción de los enfermos procedentes de Italia tras aceptar una petición de ayuda del gobierno de Roma. Los hospitales de la región habían indicado anteriormente que disponen de capacidad para atender a pacientes de otros países. Sus responsables subrayaron que con el tratamiento de esas personas su personal aprenderá mejor a desenvolverse con la infección. Anteriormente otros estados federados alemanes occidentales habían recibido en sus hospitales pacientes en grave estado por una infección con el COVID-19 procedentes de la vecina Francia. En Sajonia se habían registrado hasta este lunes 865 casos de infectados con el coronavirus y tres fallecimientos por la enfermedad.

Alemania ha enviado además hasta ahora siete toneladas de material médico a Italia, entre otras cosas cientos de aparatos de respiración asistida que se necesitan con urgencia para atender a pacientes infectados con el coronavirus y en grave estado. Dos aviones de carga militares italianos recogieron la carga y la volaron a Roma y Milán para abastecer rápidamente a los centros hospitalarios más necesitados.

La gran mayoría de los alemanes considera que las restricciones de movimientos para las personas dictadas por el gobierno federal y los de los 16 estados federados por la pandemia de coronavirus son adecuadas. Un 95% de los consultados por el sondeo de la primera cadena de la televisión pública alemana «ARD-Deutschlandtrend» se mostraron favorables al dictado de permanecer en los hogares y poder encontrarse individualmente con una sola persona en la calle. Solo un 3% rechazó la medida. Un 55% de los alemanes tiene miedo a un contagio. Hace una semana eran solo un 48% y a principios de marzo un 23%. El 75% confía en que el sistema sanitario alemán será capaz de hacer frente a la epidemia, en un 19% se registra una confianza menos grande y un 4% tiene poca confianza.

La gestión de la crisis del coronavirus por el gobierno alemán ha hecho aumentar apreciablemente la intención de voto a favor de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel. «La mayoritaria satisfacción de los alemanes con la gestión de la crisis por el gobierno federal en la pandemia del coronavirus ha hecho que la Unión obtenga los mejores resultados desde las elecciones generales», dijo Hermann Binkert, jefe del instituto demoscópico INSA responsable del sondeo. Este concede un aumento de 5 puntos hasta un 33,5% en intención de voto para la CDU, mientras los socialdemócratas, sus socios en la gran coalición, solo ganan un punto hasta un 15%. Los Verdes obtendrían un 20% de sufragios, los liberales un 6,5%, el partido de La Izquierda un 7% y los ultranacioinalistas de la Alternativa para Alemania un 12%.

El ministro federal alemán de Economía, Peter Altmaier, se ha mostrado contrario a la emisión de eurobonos para hacer frente a la pandemia de coronavirus. «Estamos todos decididos a impedir en la medida de lo posible una nueva crisis de deuda pública en Europa», declara Altmaier en la edición de hoy del rotativo económico Handelsblatt. Para Altmaier suponen una clara señal de la estabilidad de la moneda común el funcionamiento del paraguas de rescate del Banco Central Europeo y las medidas acordadas por Alemania, cuyo gobierno despidió este lunes un paquete de ayudas de 750.000 millones de euros para proteger la economía nacional de los efectos indeseados de la epidemia. También Lars Feld, jefe de los Cinco Sabios, el grupo de expertos económicos que asesora regularmente al gobierno alemán, se había mostrado en contra de la emisión de eurobonos. «Los bonos corona no harían sino introducir la responsabilidad común en la emisión de deuda pública en los países de la Eurozona», dijo Feld, quien explicó que Alemania se vería obligada a asumir la deuda de otros países sin intervenir en su política financiera. «Desaparecerían la responsabilidad y el control. Eso sería un desastre», subrayó el «sabio» alemán.

Informa Juan Carlos Barrena. Corresponsal en Berlín

Leave a Reply