Un conato de motín y tres peleas con heridos en sólo cuatro días en la cárcel de Picassent

El sindicato CSIF explica que, con el de hoy, el Centro Penitenciario Antonio Asunción de Picassent suma cuatro incidentes en menos de una semana en pleno estado de nerviosismo entre el personal recluso por la falta de información y prevención sobre el contagio del Covid-19. La central sindical denuncia que siguen sin llegar los equipos de protección individual, cuya recepción estaba prevista para la pasada semana.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) señala que hoy, en el módulo 20 de mujeres, una interna ha empujado a una funcionaria y ha golpeado a otra con un palo al bajar el patio. Esta segunda empleada pública ha requerido atención médica. Este incidente se produce después de que ayer hubiera una reyerta en el módulo 2 entre presos, con un corte incluido.

El sindicato recalca que el estado de nerviosismo y los incidentes aumentan, después de que el miércoles de la pasada semana cuatro internos empezaran a golpear las puertas de sus celdas incitando al motín en el Departamento de Ingresos de la Unidad de Cumplimiento 4. Ese mismo día, dos reclusos del módulo 2 protagonizaron una pelea, lo que obligó a la intervención de funcionarios bajo la amenaza de otros internos.

CSIF hace hincapié en que existe un estado de nerviosismo provocado por la escasez de información acerca del Covid-19 a la población reclusa y porque los presos señalan que los funcionarios deben trabajar con los medios necesarios de protección, como mascarillas, para prevenir posibles contagios.

La central sindical ha solicitado reiteradamente a Instituciones Penitenciarias que dote a cada funcionario de su EPI correspondiente. No obstante, a pesar del compromiso de recibirlos en la cárcel de Picassent la pasada semana para su distribución inmediata entre el personal, ha empezado esta semana sin que los funcionarios dispongan de esos medios básicos de prevención.

Leave a Reply