Todos los centros educativos de la Comunitat Valenciana permanecerán cerrados a partir del martes

La Conselleria de Educación ha decidido que todos los centros educativos de la Comunitat Valenciana permanecerán cerrados a partir del martes, una medida que se produce después de que Sanidad haya confirmado que no tendrá que hacer uso por el momento de las instalaciones para hacer frente a la emergencia sanitaria por el COVID-19.

La administración ha enviado este domingo un comunicado a los equipos directivos de los centros educativos de la Comunitat en el que les traslada esta decisión. En esta instrucción, firmada por el secretario autonómico, Miguel Soler, Educación indica que este lunes permanecerán cerrados todos los centros que durante esta semana no han estado de vacaciones y los que ya tengan resueltos los procedimientos indicados en la resolución del 13 de marzo.

Los que no hayan acordado los procedimientos de comunicación con familias y alumnos y el trabajo coordinado del profesorado abrirán este lunes para poder trabajar en estas cuestiones, pero el martes todos los centros educativos valencianos tendrán que estar cerrados hasta nueva comunicación.

No obstante, el personal deberá quedar a disposición del equipo directivo para garantizar la atención al alumnado y a las familias, de forma que se puedan llevar a cabo las actividades educativas no presenciales, establece la Conselleria en el escrito.

Desde el departamento que dirige Vicent Marzà explican que la decisión se ha tomado hoy después de que Sanidad haya confirmado que en estos momentos, con tres hospitales de campaña en marcha y con hoteles que se están habilitando, no es necesario seguir abriendo todos los centros educativos para mantenerlos operativos a disposición de esa conselleria.

Hacen notar, en este sentido, que en una situación de alerta como la actual, «hay que tener todas las contingencias previstas para los diferentes escenarios posibles». «La Generalitat trabaja a una y coordinada para hacer frente en todas las eventualidades derivadas del virus, y aunque haya momentos duros, lo primero es hacer lo que haga falta para tenerlo todo previsto y operativo. Como hemos hecho», aseveran.

Por eso, argumentan, todos los pasos que se dan en cada momento vienen determinados por las necesidades concretas de cada contexto diario.

Tras conocer esta decisión, el Sindicat de Treballadors i Treballadores de l’Ensenyament del País Valencià (STEPV) ha celebrado la noticia, «que llega con más de una semana de retraso, pero esbienvenida».

Recuerdan que «después de más de una semana, desde jueves 12 de marzo, de exigir el cierre de los centros educativos, la Conselleria ha comunicado oficialmente que mañana no se obliga a las direcciones de los centros educativos a tenerlos abiertos».

«LO MÁS RAZONABLE»

«Es lo más razonable atendiendo a la evolución del coronavirus –ya lo era el 12 de marzo– y descarga de la tensión, preocupación e indignación a los equipos directivos, profesorado y resto de trabajadoras y trabajadores de los centros educativos (conserjes, administrativos, personal de limpieza) que durante la semana pasada han tenido que acudir en los centros, si bien es cierto que la mayoría de profesorado se ha quedado en sus domicilios para trabajar telemáticamente, pero no el resto de personal«, recalca el sindicato.

STEPV –que interpuso, junto a ANPE, una denuncia ante Inspección de Trabajo para reclamar el cierre total– lamenta la situación que se ha generado durante esta semana, especialmente para los equipos directivos, «sobre los cuales ha recaído la inmensa responsabilidad de decidir quién iba o no presencialmente al centro».

Por último, aprovecha la ocasión para reiterar «la necesidad de la convocatoria de la Mesa Sectorial de Educación y de la Comisión de Salud y Seguridad Laboral».

Por su parte, la Federació d’Ensenyament de CCOO (FE CCOO PV) valora como «positivo que la Conselleria de Sanidad haya establecido que no es necesario mantener los centros educativos operativos y disponibles de momento».

Esta organización resalta que «lo pidió desde el primer día que se anunció la suspensión de las clases» y ha estado trabajando por una negociación para «desbloquear el conflicto».

También ANPE ha valorado la nueva instrucción, aunque considera que la medida «llega tarde y después de un sinfín de comunicaciones, cartas e instrucciones que han creado innecesariamente angustia y confusión al colectivo docente, quedando demostrado que la solución pasaba por lo que veníamos exigiendo desde el principio, el cierre total de los centros educativos».

«Hemos tenido que llegar a la denuncia formal ante la Inspección de Trabajo, y hubiéramos llegado más allá, sin duda, para obligar a nuestros responsables educativos a que hicieran lo mismo que sus respectivos en otras comunidades y no pusieran en riesgo al conjunto de la sociedad», critican.

Leave a Reply