Más de mil identificados y 300 multas en Alicante para hacer frente al Covid-19

Los agentes de la Policía Local de Alicante han levantado cerca de 300 actas, han identificado a más de mil personas e interceptado 508 vehículos en el operativo organizado para hacer cumplir las medidas establecidas en el decreto de Estado de Alarma del Gobierno para hacer frente al Covid-19.

Entre las intervenciones, destacan familias con niños jugando en la calle y un kebab abierto con cola para intentar comprar en el establecimiento.

El Ayuntamiento ha hecho un balance de las intervenciones de la primera semana bajo el Estado de Alarma. Durante la mañana de ayer, se continuó con la operación de los controles fijos y móviles, tanto de vehículos como de personas, por toda la ciudad.

La cifra de actuaciones policiales, en este sentido, «sigue incrementándose diariamente y desde Policía Local hacen un llamamiento a permanecer en casa para hacer frente al coronavirus». Así lo señalaron en el día de ayer fuentes pertenecientes al Consistorio alicantino a través de un comunicado.

En uno de los controles, realizado a las 7.30 horas, la Policía Local dio el alto a un hombre que llegó a exponer hasta tres motivos distintos a la hora de excusar su circulación por la Avenida de Vicente Blasco. Primero, dijo que había salido a comprar el pan, pero al decirle que eso no era una urgencia, alegó que su mujer iba a dar a luz y, por último, que les llevaba comida a sus suegros. Finalmente, fue multado.

Asimismo, agentes disolvieron de nuevo grupos de personas juntas en la vía pública. Estos se encontraban en la calle Escritor Dámaso Abad, Plaza del Sol, Pradilla, Padre Esplá y Avenida de Denia -en un Burger King-. También se interceptó a un grupo amplio paseando a varios perros por la calle Cruz del Sur.

Además, los agentes actuaron en urbanizaciones con jóvenes y padres con niños jugando en Alcalde Lorenzo Carbonell y en la plaza Alcalde Agatángelo Soler, y con un particular que saca todos los días tres veces a una persona mayor a pasear en la calle La Unión.

Los policías tuvieron que intervenir en dos viviendas en las que se habían organizado fiestas con la música muy alta en la calle Redes y Sargento Vaillo, y actuaron en un kebab abierto en la Avenida de Novelda. Ahí, se toparon con una larga cola de personas que pretendían comprar comida sin respetar las medidas sanitarias.

Asimismo, durante la tarde noche del sábado, continuaron las denuncias y las quejas por ruido y música alta, con intervenciones en una vivienda, en la calle Pelayo; en Manuel Antón, con un altavoz con gran volumen; en San Juan Bautista, con altavoces en el balcón generando molestias en loas hogares colindantes; así como en Pintor Antonio Amorós, con una persona con el volumen alto en el vehículo.

La Policía Local agradeció a todos los ciudadanos que cumplan con las medidas y el deber de estar confinados en sus casas, pero alertó de que «el confinamiento va a llevar algunas semanas más». «Todos tenemos que tomar conciencia, ya que existen grupos de personas que siguen incumpliéndolo, y es necesario para hacer frente al Covid-19 permanecer en casa», señalaron los agentes.

Los policías locales realizaron un llamamiento a la colaboración ciudadana y solicitaron que si se observa algún incumplimiento o grupos de personas reunidas, llamen al 112 para que se pueda intervenir, recordando que el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la autoridad competente será sancionado con arreglo a lo dispuesto en las leyes.

En los dispositivos organizados, la Policía Local está patrullando a pie, informando en vehículos con megafonía por toda la ciudad y en quads por las playas, y establecido dispositivos y controles de seguridad, fijos y móviles, para asegurar el cumplimiento de las medidas de excepción decretadas por el Gobierno de España.

Más

Leave a Reply