La música empieza a encontrar fechas tras las cancelaciones

valencia. Es un lugar común pero no por recurrente pierde su signficado: son malos tiempos para la lírica. Y la música siempre recibe golpes bajos. La primavera valenciana será menos musical que otros años. El coronavirus tiende a enmudecer las salas de conciertos y los grandes recintos que acogen actuaciones. Las cancelaciones de actuaciones es la tónica habitual en tiempos de coronavirus.

Los grandes conciertos previstos en Valencia estaban en la cuerda floja dada las medidas restrictivas derivadas de la pandemia del covid19, como avanzó LAS PROVINCIAS. Chayanne, que tenía previsto actuar el 17 de abril en la plaza de toros, suspendió. Sus fans están pendientes de las nuevas fechas.

Las promotoras empiezan ahora a reubicar los conciertos. Así, la actuación de Izal, prevista para el 3 y 4 de abril en la plaza de toros, ha pasado al 23 y 24 de septiembre. En el coso de la calle Xàtiva está programada el programa doble de Vetusta Morla (23 y 24 de abril). La banda madrileña, que lanza el disco ‘Canciones dentro de canciones’ el próximo 27 de marzo, ya ha pospuesto la actuación en Pamplona, que pasa del 3 de abril a junio. Sobre las fechas de Sevilla y Valencia aún no han adoptado ningún cambio.

La lista de citas musicales que ya tienen nueva fecha se amplia. Asi, el Festival de l’Horta Turia, que estaba previsto para el próximo 26 de abril en la Masía de San Antonio en Benifaió, se celebrará el 27 de septiembre y el concierto de Delafé en la sala Loco Club pasa de marzo al 30 de octubre.

Aún siguen sin fecha tras la cancelación los conciertos de Soledad Vélez del 3 de abril en la Fundación Bancaja y el de Juan Perro, con Santiago Auserón al frente, el 17 de abril en la Rambleta.

Leave a Reply