La 'app' que ha frenado el coronavirus en Corea del Sur

Asia parece tener ya relativamente controlada la pandemia que enfrenta desde hace un par de meses. En ello ha tenido mucho que ver el férreo control que gobiernos como el chino tienen sobre el ciudadano, en una sociedad que apenas tiene conciencia crítica ante la vigilancia digital y donde, a menudo, pesa más lo colectivo que lo individual. Ese conjunto de circunstancias han permitido atajar con contundencia el problema.

En este sentido, Corea del Sur, con sus 51,47 millones de ciudadanos, parece un ejemplo brillante de cómo afrontar una crisis sanitaria de esta magnitud. Hasta el momento, el país ha reportado una cifra cercana ya a los 9.000 casos positivos y ha perdido a 104 personas a causa del virus. Pero hay que poner en contexto estas cifras. En 2015, el Gobierno surcoreano ya tuvo que lidiar con otra alerta sanitaria, la del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés). En aquella ocasión ‘solo’ hubo 186 casos y 38 muertos, pero la mitad de los contagios se dieron en hospitales. De aquella crisis, extrajeron una valiosa lección: había que evitar que los contagiados siguieran expandiendo el virus, había que conseguir que se quedaran en sus casas.

Y es ahí donde entra en juego ‘self-quarentine safety protection’. Desarrollada por el Ministerio del Interior y Seguridad de Corea del Sur, la app permite al Gobierno surcoreano monitorizar a los ciudadanos cuando se encuentran en cuarentena y permite a aquellos que tienen prohibido abandonar sus hogares reportar a la administración cómo va progresando su caso o si han desarrollado alguno de los síntomas de la enfermedad. Además, la aplicación hace uso del sistema de GPS de los móviles para geolocalizar a la persona y asegurarse de que no se está saltando la cuarentena. Según technologyreview.com, cuando esto sucede se envía una alerta tanto al ciudadano como al oficial que esté controlando esa zona en concreto. Y no solo eso. Quienes usan la app pueden incluso recibir alertas de nuevos casos de coronavirus en su barrio. De esta forma, la aplicación se muestra también eficaz a la hora de aliviar el sistema sanitario en momentos de mucho estrés y los teléfonos que la Administración ha dado a los ciudadanos para gestionar la crisis, así como prevenir nuevos contagios.

Cabe recordar, tal y como apuntan los centros coreanos de control y prevención de enfermedades, que en Corea del Sur cualquier persona que haya estado en contacto con un caso positivo confirmado de coronavirus está obligado a permanecer dos semanas en casa. Los afectados reciben de su centro médico instrucciones para mantener una separación estricta de otras personas, incluidos los miembros de su familia. Los que están encerrados son asignados a un oficial de casos del gobierno local, que se registra dos veces al día por teléfono para rastrear el desarrollo de cualquier síntoma, y ​​se implementan equipos de pruebas móviles para recolectar muestras si las cosas se intensifican. Con el número del asistente social, uno ya puede acceder a una app intrusiva en lo que a la privacidad del usuario se refiere.

No en vano, en 2015 y 2018, se modificaron las leyes que regían la privacidad para situaciones de emergencia como la del coronavirus. Antes de estos cambios, la protección de la privacidad habría impedido que el Ministerio de Sanidad accediera a datos de movimiento de los ciudadanos sin su consentimiento.

Otras apps

Pero la del Gobierno surcoreano no es la única app que se ha desarrollado para atajar el problema. La mayor parte de las iniciativas al respecto son privadas, como CoronaNow o Corona 100, y su función fundamental es reunir todas las localizaciones en mapas para alertar al usuario cuando se acerca a lugares de contagio.

En España, la primera en ponerse en marcha ha sido Coronamadrid.com, una ‘web app’ que pone el foco en un test de autodiagnóstico y que tiene como fin aliviar la carga de los teléfonos de emergencias que la Comunidad de Madrid ha habilitado para reportar síntomas y posibles casos de COVID-19. Fue Miguel Arias, director de emprendimiento global de Telefónica, y ‘startups’ como CartoDB, ForceManager o mendesaltaren, quienes pusieron en marcha este proyecto al que luego se han unido Martin Varsvasky, Google o Ferrovial. La app somete al usuario a preguntas sobre los síntomas que ha tiene de la enfermedad y el posible contacto con otros infectados y en base a las respuestas da diversas indicaciones: desde ponerse en contacto con el teléfono de emergencias de la Comunidad de Madrid, hasta descartar que uno está contagiado. Entre los elementos que debe aceptar el usuario es que la app acceda a los datos de ubicación con el fin de que las autoridades puedan visualizar infecciones en un mapa interactivo.

Leave a Reply